martes, 6, diciembre, 2022
CubaOnLine

Pozo de las Cabras es un lugar en el que el río se encajona formando una olla profunda para entrar en contacto con la naturaleza.

CORRESPONSAL EN CÓRDOBA

La Cumbrecita es un poblado muy pintoresco de las sierras de Córdoba, principalmente conocido por ser el primer pueblo peatonal. Es decir, no se puede ingresar con autos, ya que deben quedar en el ingreso.

Ubicada a 1450 metros sobre el nivel del mar, se encuentra enclavada en un pequeño valle de las Sierras Grandes y tiene una gran oferta de atractivos naturales, que la convierten en un destino turístico obligado. Sus encantos y su entorno de tranquilidad son difíciles de olvidar por todo aquel que llega a La Cumbrecita.

Cascadas, senderos, montañas, y hasta la posibilidad de nadar en un río subterráneo de aguas transparentes, convierten a La Cumbrecita en una joya de las sierras de Córdoba.

Hay un lugar poco explotado, reservado a aquellos que prefieren lugares menos frecuentados para disfrutar de una tarde de relax en contacto con la naturaleza. Se trata del Pozo de las Cabras, un cajón granítico en el que el agua se encajona y forma una ollita pequeña pero profunda. Ideal para un chapuzón refrescante y para descansar en el entorno lleno de frondosa vegetación.

Para llegar hay que hacer una caminata de un kilómetro de baja dificultad. Se toma el mismo camino que para subir a la cima del Cerro Cristal. Para iniciar el ascenso, hay que desviarse en el lugar indicado y continuar el camino que lleva a la toma de agua. Pasando la misma, se cruza la vertiente y se retoma la senda hasta llegar a destino: Pozo de las Cabras.