viernes, 12, agosto, 2022
CubaOnLine

Un camino de baja dificultad conduce a una olla profunda de aguas cristalinas, rodeada de playas que invitan al descanso.

CORRESPONSAL EN REGIÓN CENTRO

El Pozo de la Ganza en Copina es un lugar poco conocido en las sierras cordobesas con un entorno natural difícil de olvidar. De esos a los que uno siempre quiere volver.

Para llegar, se puede optar por dos opciones. Una de ellas es tomar la nueva ruta hacia las Altas Cumbres hasta Copina. O bien, se puede optar por el viejo camino que conduce a las Altas Cumbres y visitar los famosos puentes colgantes. Una vez que se cruza el tercer puente, comienza un ascenso gradual que llega al rincón serrano. En los primeros metros el paisaje es muy característico de las Sierras Grandes: pastizales y quebradas son la antesala del paraíso que es Pozo de la Ganza.

El trekking dura dos horas aproximadamente. Son 12 kilómetros que, si bien al comienzo presentan una leve pendiente, luego el camino se normaliza y es muy disfrutable. Además, las vistas que regala son únicas. Hasta casi el final de recorrido no se divisa esta formación caprichosa que el río fue moldeando con el paso de los años gracias a la acción de la erosión.

El Pozo de la Ganza permite apreciar la grandeza de la naturaleza. Una vez en el lugar invita a disfrutar de un chapuzón en una gran olla de aguas cristalinas y profundas, y de un descanso y mates en sus playitas de arena.