viernes, 28, enero, 2022
CubaOnLine

Este sistema agrícola y alimenticio mexicano es considerado como la base culinaria de los pueblos originarios del país, al tiempo que es una forma de cuidar al medio ambiente.

CORRESPONSAL EN MÉXICO

La milpa mexicana es el sistema alimentario base de la sociedad mexicana. Consiste en na forma de cultivo que tiene como base al maíz, pero alrededor del que crecen frijoles, calabazas, chiles, tomates y, de forma salvaje, quelites.

Este sistema agrícola tiene la ventaja de que funciona a través del policultivo, por lo que a lo largo del año se aprovechan los quelites –hierbas comestibles– que crecen de manera natural, así como frutos, fibras y semillas que son de gran interés local o regional.

Incluso hongos como el famoso huitlacoche, que se adhiere a las mazorcas de maíz criollo, son comestibles y, más aún, de alto valor nutricional y gastronómico.

La interacción de una gran cantidad de especies en un mismo terreno, que regenera de manera constante el nitrógeno del suelo, convierte a la milpa en un ecosistema en el que se aprovechan perfectamente el agua, la luz y el suelo. Es por eso que, además de ser la base simbólica de la alimentación mexicana, se considera una dieta absolutamente saludable y que cuida al medio ambiente.

Cabe señalar que, al ser México un país megadiverso, los climas influyen directamente en el tipo de milpa de una zona y la diversidad de productos comestibles que pueda proveer. Mientras que en zonas lacustres, como la de Xochimilco, en la CDMX, existe a través de chinampas flotantes sobre las que se siembra el maíz, en ambientes secos incluso puede contener cactáceas, de las que pueden comerse no solo los frutos (tunas), sino también sus flores.