martes, 6, diciembre, 2022
CubaOnLine

Pensar en una capilla con más de 100 años en medio de la estepa patagónica, en la isla de Tierra del Fuego, seguramente es algo épico, pero muy real.

A tan solo 11 km al norte de la ciudad de Río Grande, se encuentra la famosa Capilla Nuestra Señora de la Candelaria, perteneciente a la Misión Salesiana, instalada en el año 1898. Fundada por el Monseñor Fagnano con motivos de educar y albergar a los Selknam -pueblo originario de la zona norte de Tierra del Fuego-.

La capilla con más de 100 años, construida por el padre Beauvoir, mantiene una estructura con vigas de madera de lenga, revestida de chapa acanalada -construcciones típicas de la arquitectura fueguina-.
Su forma es de cruz latina. Hoy símbolo de la zona norte de la provincia, declarada Monumento Histórico Nacional.

La obra salesiana viene de la mano del “sueño de Don Bosco”, el cual consistía en dar refugio y educación a los pueblos originarios de la Patagonia, comenzando a instalar varias misiones en la isla de Tierra del Fuego.
Hoy en día, la Misión Salesiana en Río Grande, es una de las instalaciones
que aún quedan en pie y son dignas de visitar y fotografiar en su viaje al Fin del Mundo.

La capilla se mantiene intacta, tal como hace 100 años y se encuentra habilitada para todos los turistas. Además, el viajero podrá visitar un museo de historia y ciencias Naturales cercano a la misma, en donde conocerá en profundidad la historia de los Salesianos y su trabajo con los Selknam en estas latitudes.