jueves, 9, diciembre, 2021
CubaOnLine

El Convento de San Bernardo, ubicado en Salta, es el hogar de las Carmelitas Descalzas. El lugar está cerrado al público, pero la incógnita representa un verdadero atractivo turístico.

CORRESPONSAL EN EL NORTE ARGENTINO

El Convento de San Bernardo es el edificio más antiguo de la ciudad de Salta. Sus viejas paredes han sido testigos de la vida de los salteños durante más de dos siglos, además de resguardar con el mayor recelo la de las monjas que viven en su interior.

Muchos son los turistas que llegan hasta la imponente puerta de algarrobo tallada por los nativos en el año 1762 y se van del lugar con gran frustración, por no poder entrar a ver el convento. La realidad es que hace 200 años, el ingreso de las personas está completamente prohibido desde que el convento es el hogar de las Carmelitas Descalzas, un dato que muchos desconocen.

Las monjas que entran no vuelven a salir en toda su vida, y pasan sus días dentro de los altos muros, completamente aisladas del exterior. Con lo que producen en sus huertos realizan tortas que se venden los fines de semana en un pequeño espacio dispuesto en la entrada del convento.