jueves, 21, octubre, 2021
CubaOnLine

Ubicada en el estado de Uttarakhand, es el centro de los sabios, practicantes de yoga y peregrinos, que abarrotan los ghats (orillas escalonadas de un río) y templos.

Enclavada en las estribaciones del Himalaya, Rishikesh es una de las ciudades más sagradas del norte de la India. El último tiempo también se ha convertido en un punto central de los deportes de aventura, ofreciendo actividades como rafting, puenting y piragüismo, entre otros. Desde que The Beatles llegaron al ashram de Maharishi Mahesh Yogi en la década de 1960, en busca de paz e inspiración para su música, Rishikesh ha sido un destino favorito para la búsqueda del alma. La llamada capital mundial del yoga, alberga tranquilas laderas boscosas que pueden disfrutarse en las afueras de la ciudad y que están salpicadas de ashrams (lugares de espiritualidad y meditación), institutos de yoga y lujosos balnearios. La ciudad experimenta una gran actividad durante febrero y marzo, ya que acoge a dignatarios y entusiastas del yoga que van a participar en la Semana Internacional del Yoga, organizada por el Departamento de Turismo del Estado. Rishikesh también se destaca por el Ayurveda y es el hogar de varios institutos que ofrecen educación allí mismo.

Una ciudad de tradiciones
Las leyendas abundan a cada paso en Rishikesh. Según una de esas tradiciones, el gran santo hindú Raibhya Rishi realizó una prolongada penitencia en las orillas del Ganges. Como recompensa, el Señor Vishnu se le apareció en su encarnación del Señor Hrishikesh. Otra leyenda dice que Lakshmana, el hermano del Señor Rama, cruzó el río Ganges en un puente que construyó con cuerdas de yute. Y si hablar de atracciones famosas es lo que nos convoca, allí se encuentra Lakshman Jhula. Este es un puente colgante que se extiende sobre el río Ganges y está ubicado a 5 kilómetros al noreste de la ciudad de Rishikesh y conecta los dos pueblos de Tapovan en el distrito de Tehri Garhwal, en la orilla oeste del río, con Jonk en el distrito de Pauri Garhwal, en la orilla este.
La ciudad es también el punto de partida de caminatas a varios centros de peregrinación del Himalaya como Badrinath, Kedarnath, Gangotri y Yamunotri.
Tal es la importancia de este destino para quienes llevan adelante esta práctica, que es el sitio elegido para que año a año se realice el Festival Internacional de Yoga. El lugar principal del evento es Parmarth Niketan Ashram, a orillas del río Ganges.

Triveni Ghat
Situado en la confluencia de tres ríos sagrados, el Ganges, el Yamuna y el Saraswati, Triveni Ghat es el ghat de baño más popular de Rishikesh. Antes de visitar los diversos templos, la mayoría de los peregrinos se bañan aquí. Al amanecer, está lleno de devotos que ofrecen oraciones y se bañan en el río, que según la mitología hindú, lava los pecados de las personas.
Las noches son impresionantes, con el espectacular aarti (un ritual en el que se encienden lámparas y se ofrecen oraciones al río) llamado Maha arti que se lleva a cabo en el ghat. Esto va acompañado de oraciones y cánticos. Una multitud de lámparas que flotan en el río durante el aarti presentan una vista espectacular, dejando a los participantes asombrados por las tradiciones consagradas. Hay una leyenda popular adjunta a Triveni Ghat y se dice que el Señor Krishna visitó este lugar cuando fue herido por una flecha disparada por un cazador.

Neelkanth Mahadev
Dedicado a Lord Shiva, conocido como Neelkanth, que significa literalmente el de garganta azul, el templo es un lugar muy visitado en Rishikesh. Se encuentra a una altura de 926 m en la cima de una colina al otro lado del Ganges y cuenta con una hermosa arquitectura.
Según la mitología hindú, el sitio en el que actualmente se encuentra el Templo Neelkanth Mahadev es el lugar sagrado donde el Señor Shiva consumió el veneno que se originó en el mar, cuando dioses y demonios batieron el océano para obtener néctar. Este veneno que emanó durante el samudramanthan (batir el océano) le puso la garganta azul. A partir de entonces, Lord Shiva comenzó a ser adorado como Neelkanth.
La puerta de entrada del templo tiene el evento de samudramanthan, lucha entre los dioses y los demonios, esculpido en ella, mientras que las paredes representan toda la historia. Los devotos van allí para adorar un shivling que se encuentra en el complejo interior, y para bañarse en las aguas de un manantial natural, ubicado dentro del recinto. El templo es una caminata de tres horas a lo largo de un sendero forestal desde Swarg Ashram.

Bharat Mandir
Cerca de Triveni Ghat se encuentra Bharat Mandir, que se dice que es el templo más antiguo de Rishikesh. Los peregrinos cuentan que fue construido por el sabio Adi Shankaracharya el día de Basant Panchami (festival para celebrar la llegada de la primavera) en 789 d.C. La deidad que preside el templo es Lord Vishnu, cuyo ídolo ha sido tallado en una sola piedra negra. Popularmente llamado saligram, el ídolo se ha colocado en las cámaras interiores del templo. El día de Basant Panchami se saca de allí para un baño sagrado en el Mayakund, un pequeño estanque cercano. Luego se lleva en una gran procesión por la ciudad y por último se reinstala en el templo. Frente a este sitio hay un árbol viejo, que es una combinación de tres árboles diferentes, cuyas raíces se entrelazan entre sí, haciendo imposible distinguir uno del otro. Estos son los viejos árboles de banyan, peepal y bel. Muchos creen que representan la santa trinidad del hinduismo:
Señor Brahma, Señor Vishnu, Señor Shiva. Otra atracción es una estatua de Buda rota, obtenida durante las excavaciones, que se ha mantenido debajo del árbol. Se cree que se remonta al período Ashoka. Muchos aseguran que los cinco Pandavas del épico Mahabharata, junto con su esposa, Draupadi, visitaron este templo en su camino al cielo.
Ashoka fue el tercer emperador de los maurya, una dinastía que entre los siglos IV y II a.C. dominó casi la entera totalidad de la India, Pakistán y parte de Afganistán. Con habilidad y poderío militar, los maurya se fueron expandiendo progresivamente desde Pataliputra (Patna), la capital del reino, situada en la cuenca del río Ganges, hasta que Ashoka logró unificar todo el territorio de la India por primera vez en la historia.

Ram Jhula
Un hito icónico en Rishikesh es Ram Jhula, construido en 1986, y es un puente colgante que cruza el Ganges. Se coloca a unas pocas millas río abajo del popular Lakshman Jhula. El puente mide casi 230 metros y es una espléndida obra de ingeniería que conecta los ashrams situados a ambos lados del río. Ofrece una hermosa vista del caudaloso río que se abre paso a través de gigantescas montañas y densos bosques.
El puente fue construido después del Lakshmana Jhula y es bastante similar en diseño y estructura de acero. Al cruzar el puente, se puede disfrutar de la pintoresca vista de las montañas circundantes y sentir la suave brisa en la cara. Los sonidos del río Ganges brotando debajo se suman al encanto del entorno.
Hay mercados a ambos lados del puente que venden libros sobre religión y espiritualidad, varitas de incienso, estatuillas de dioses y diosas y otras chucherías. Un imperdible es saborear los dulces locales.

Neer Garh Waterfall
Esta es una hermosa y estrecha corriente de agua clara que cae en cascada por un terreno rocoso que atraviesa un denso bosque verde. También conocido como Neer Gaddu, tiene un hermoso tono azul jade. La cascada es de dos niveles y tiene dos piscinas para bañarse. Llegar allí requiere caminar durante aproximadamente un kilómetro (una caminata de 20 minutos que comienza 2 km al norte de Lakshman Jhula) a través del bosque y luego seguir por un acantilado. El sendero es emocionante con vistas pictóricas a cada paso y vivir la experiencia de bañarse en una de sus relajantes piscinas vale la pena el esfuerzo de la caminata. Aproximadamente 1,2 km más adelante, se ubica una cascada más grande que tiene una piscina más amplia. Aquí se pueden observar mariposas de diferentes especies.

Kaudiyala
Este es un centro para los deportes acuáticos, especialmente el rafting en rápidos, pero además es una ciudad pintoresca, enclavada entre densos bosques en la ruta Rishikesh-Badrinath. Está situado a una altura de unos 480 m sobre el nivel del mar y está a solo 40 km de Rishikesh. Kaudiyala gana popularidad entre los buscadores de aventuras, ya que marca el comienzo del desafiante curso de rafting en el río blanco hacia Shivpuri (a unos 22 km de distancia).
El paisaje comprende hermosas playas, que lo convierten en un lugar ideal para acampar, junto a la práctica de otros deportes como voleibol de playa, rappel y escalada. Allí se puede tomar un agradable respiro de las aventuras del día sentándose junto a una fogata por la noche y escuchando música relajante. La mejor época para disfrutar de las aventuras de Kaudilaya es de marzo a junio y de septiembre a noviembre.