jueves, 13, mayo, 2021
CubaOnLine

Recorrer la ciudad de El Cairo representa para los viajeros una excelente manera de conocer la historia del Antiguo Egipto, así como también experimentar la vida cotidiana de su comunidad.

Es lógico que una ciudad que ha sido el centro de la civilización durante tantos años y que aún al día de hoy conserva la esencia de los distintos imperios que estuvieron presentes a lo largo de la historia se haya vuelto casi por decantación en uno de los destinos turísticos más importantes de África.

El Cairo combina a la perfección la vida cotidiana de su comunidad, que se desplaza por sus calles abarrotadas de vehículos y transeúntes, con diversos atractivos turísticos que remontan al viajero a una época en la que los libros escolares cobran vida y en la que algunos de los paisajes más icónicos del mundo quedan al alcance de las manos.

La capital egipcia es la ciudad más larga del continente africano y es reconocida por los turistas por alojar una de las siete maravillas del mundo antiguo: las Pirámides de Giza. Además, con el correr de los años, el turismo de El Cairo moderno ha ido lentamente ganando el espacio alrededor de las Pirámides, convirtiendo a la ciudad en un destino más que interesante para los amantes de la historia y la arquitectura.

Andando descalzo

La mezquita de Muhammed Ali también es conocida como mezquita de Alabastro, debido al material que recubre los dos pisos inferiores, y comprende uno de los atractivos turísticos más visitados por los viajeros que llegan a El Cairo. Ubicada dentro de la Ciudadela de Saladino, fue construida por el Sultán de Egipto entre 1830 y 1857 con el objetivo de que sirviera de fortaleza, resguardando la ciudad de los ataques de las cruzadas.

Al estar emplazada en lo alto de un monte, la mezquita puede distinguirse fácilmente, especialmente durante la noche, ya que es adornada por una intensa luz violeta, lo cual la convierte en un sitio llamativo a simple vista. Actualmente, tanto el templo como la ciudadela forman parte de los sitios protegidos de El Cairo y fueron nombrados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Además, por el lugar estratégico en el que se encuentra, contiene un camino por el que se puede transitar y es posible, también, dar un paseo por el interior del establecimiento y disfrutar de sus instalaciones. En la visita a este típico atractivo turístico egipcio (al cual hay que ingresar descalzo) resulta imprescindible recorrerlo tanto desde su exterior, para llegar a la famosa fuente de las abluciones, como en la parte interna, donde se encuentran la tumba de Muhammad Ali, el sepulcro de mármol blanco, el púlpito y la tribuna. Incluso, uno de las experiencias más significativas del lugar consiste en sentarse en la alfombra de bajo la luz de un centenar de lámparas que se reflejan en las paredes de alabastro. de la historia y la arquitectura.

Esencia de otros tiempos

Otro de los lugares que se debe tener en cuenta al momento de programar un viaje hace El Cairo es el actualmente llamado barrio Qasr al-Sham, también conocido como el barrio Copto, por la denominación que se dio a aquellos habitantes autóctonos que residían en la ciudad en la época en que los árabes conquistaron Egipto. Ellos, en su mayoría cristianos, pasaron a llamarse coptos, lo que derivó a que los que hoy son mayoritariamente de confesión ortodoxa continúen bajo ese mote.

Según el Evangelio, esta es la zona de la ciudad en la que vivió la Sagrada Familia en su exilio a Egipto, motivo por el cual las calles están llenas no sólo de historia cristiana, sino también judía. El Museo de Arte Copto, construido en 1908, cuenta con diversos documentos de la época, entre los que se destacan los manuscritos de Nag Hammadi y otros objetos de marfil, papiros o piezas de arquitectura que tuvieron su origen entre los años 300 y 1000.

Además, se encuentra rodeado por diferentes templos religiosos, como la Iglesia de Santa María, a la que en el pasado se llamó también Iglesia de la Escalinata, debido a que para acceder a ella hay que subir unas escaleras empinadas. En su interior es posible contemplar varios de los lienzos de la fortaleza romana que aún permanecen en el lugar.

Por su parte, los palestinos suelen acudir a sus cultos religiosos a la Sinagoga Ben Ezra, que data del siglo XIX, y fue edificada sobre un templo romano en el mismo lugar donde se dice que fue encontrado Moisés de bebé. Alrededor de ella, se pueden visitar las criptas de algunas iglesias que, según se cree, fueron visitadas por la Virgen María.

Un oasis

Construido como un pulmón verde para que tanto los lugareños como los turistas cuenten con un lugar para relajarse y escaparse de la ciudad, el parque Al Azhar tiene una gran cantidad de árboles, flores, fuentes y caminos por los que los visitantes pueden disfrutar de la ciudad al aire libre.

Este espacio, levantado sobre un cúmulo de escombros, es una zona ajardinada natural, orgánica, emplazada junto a una comunidad urbana densa y de monumentos medievales. Asimismo, se presenta como uno de los mayores atractivos de la ciudad y ofrece las mejores vistas de la ciudad desde la cima del parque.

El lugar está marcado por senderos, piscinas, colinas, espacios verdes y jardines. La vegetación va de plantas secas a suculentas en las laderas occidentales y, además, abundan los exuberantes prados de césped. La variedad de especies, plantas nativas egipcias en particular, establece un nuevo punto de referencia para los espacios del parque en la región. En Al Azhar Park, los modelos históricos de jardines islámicos son evocados en forma de diseño simétrico, zonas de interior y exterior, así como por medio de la definición de piscinas, fuentes, y ejes importantes.

El origen de la cultura

En el marco de una civilización que resulta apasionante para los curiosos amantes de la historia, el Museo de El Cairo posee más de 120.000 objetos en su gran cantidad de salas. De esta manera, el establecimiento alberga la mayor cantidad de piezas del Antiguo Egipto: joyas de oro, piedras preciosas y diferentes momias.

Entre las atracciones más impactantes del museo se encuentran las estatuas de Amenhotep III y Tiyi, dos esculturas de más de 35 metros de altura ubicadas en el centro de la sala principal dando la bienvenida a los turistas. Además de la representación del faraón y su esposa (pertenecientes a la dinastía XVII), se ubican unas pequeñas figuras que hacen alusión a las tres hijas de la pareja.

Otra de las imágenes más representativas del establecimiento es la máscara funeraria Tutankamón, el faraón adolescente, hecha de oro, vidrio y piedras semipreciosas. Se trata de una de las obras de mayor relevancia no sólo del arte egipcio, sino también de toda la historia del arte. Esta pieza forma parte de los muchos tesoros que se han encontrado en la tumba del gobernante. Asimismo, es posible visitar el sarcófago de Tutankamón, hecho de oro macizo, en el que fueron encontrados en 1922 los restos del joven faraón, considerado uno de los personajes más relevantes de la historia egipcia.

Entre las esculturas más importantes de toda la civilización se encuentra la Triada de Micerino. En el centro está el faraón Micerino, al cual acompañan Hathor, diosa del amor y las artes, y la divinidad del nomo de Cinópolis. Finalmente, otra de las atracciones que más llaman la atención es la Paleta de Narmer, una pequeña placa cuyos relieves relatan la unificación del Alto y Bajo Egipto por el rey Narmer, evento que marcó el comienzo de la primera dinastía del Imperio Egipcio. La obra cuenta con una gran cantidad de símbolos, como la representación de la Vaca Celeste, que se relaciona con la diosa Hathor.

Antes de volver

Si bien los recorridos por El Cairo suelen hacerse en grupos y con guías turísticos que llevan a las palabras la esencia egipcia de la antigüedad y la actualidad, una buena manera de experimentar en primera persona cómo se vive en El Cairo es visitar Jan el-Jalili, el famoso bazar ubicado en el centro de la ciudad que invita a conocer la íntima realidad del país.

A través de las estrechas callejuelas internas de este mercado (que parece estar sacado de una conocida película de Disney de comienzos de los ‘90), es posible encontrar lámparas, telas, joyas, especias, instrumentos musicales y productos de todo tipo. Entre sus más de 900 tiendas, son particularmente famosos los trabajos en cobre. Incluso, existe una zona llamada El Najaseen, que agrupa a todos los artesanos de este metal. Aunque el recinto fue construido en el siglo XIV, el paso del tiempo ha ayudado para que se modernizara significativamente.