lunes, 18, enero, 2021

Santiago del Estero combina naturaleza, relax y deportes en un destino que se ubica entre los preferidos para visitar durante las vacaciones de verano.

Recientemente, las autoridades de Santiago del Estero confirmaron que la temporada de verano comenzará el 4 de diciembre y que se permitirá el ingreso a todos los viajeros del país, aunque deberán cumplir con una serie de requisitos para garantizar su seguridad y la de los residentes. En una provincia que será sede de la Copa América y que se vio perjudicada por la suspensión de la competición para el año que viene, sobran los atractivos para que los visitantes se enamoren durante las vacaciones.

A pesar de que se caracteriza por ser un destino turístico que tiene una fuerte convocatoria durante el invierno, en estos últimos años logró romper con la estacionalidad para transformarse en un lugar digno de visitar en cualquier momento del año. En este rincón del país, el rugido de los motores emerge desde el autódromo internacional y convive con la paz de las aguas termales, en un entorno en el que la naturaleza (un baluarte para el nuevo turismo) se convierte en la protagonista del destino.

Agua y algo más
Si hay una característica que destaca a Santiago del Estero es el hecho de haberse convertido en una de las primeras provincias en fomentar el turismo termal en el país. Es por eso que sumergirse en sus aguas se vuelve una actividad imposible de resistir para quienes visitan sus atractivos y buscan relajarse en sus vacaciones. Particularmente, la ciudad de Termas de Río Hondo resalta por tener la mayor cantidad de pozos termales de América Latina. Ubicada en la ribera del río Dulce, es considerada la mayor ciudad termal de Argentina debido a que, junto con una variedad hotelera acorde, combina salud, placer y recreación. Este destino presenta en verano un clima cálido y seco de tipo subtropical, mientras que durante el invierno es más suave y templado, con una temperatura media anual de 21°C.

Sus aguas, ricas en sales y minerales, conforman uno de los sistemas terapéuticos de mayor importancia en el mundo del termalismo. Están clasificadas como alcalinas, bicarbonatadas, clorosolfatadas y ferruguinosas, y contienen pequeñas cantidades de hierro, sodio, fósforo, yodo, arsénico, fluor y bromo, las cuales se encuentran cargadas de energía eléctrica, por lo que contienen una gran fuerza de penetración y difusión en todo el cuerpo humano. A su vez, la ciudad posee otros atractivos turísticos que se roban la atención de los visitantes, como su famoso tren, que recorre los alrededores de las termas, el dique frontal y el casino local, y cuenta con paradas en casi todos los establecimientos hoteleros de la zona.

Particularmente, el dique frontal, con su lago Embalse, es el epicentro de las actividades náuticas. En el mismo se puede practicar velerismo y deportes acuáticos, así como también la pesca deportiva del dorado, un ícono de la localidad.

Otra de las excursiones que más atraen a los visitantes es la de las cabalgatas y el agroturismo, que ofrece opciones de estancias en la zona. Por otro lado, durante la noche, los viajeros suelen dirigirse de manera masiva a teatros, cines, pubs, restaurantes y al casino y bingo local, que pueden llegar a ser tan concurridos como los mismos complejos termales.

Finalmente, los fanáticos de las caminatas pueden conocer la Parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, que está presente en la localidad desde 1945. Asimismo, es posible visitar el Palacio Municipal, el Centro Cultural Gral. San Martín y una gran cantidad de puestos artesanales y ferias en las que es posible conseguir diversos productos autóctonos.

Desde lo alto
Las denominadas “Torres Gemelas” de Santiago del Estero, las cuales albergan a los Ministerios de Economía y de Educación, fueron inauguradas en 2014 y se convirtieron en los edificios más altos de la provincia. Dos moles de cemento de 24 y 18 pisos que se levantan en pleno centro de la ciudad capital. En ellas se encuentra el Mirador Turístico Complejo Juan Felipe Ibarra, el novedoso atractivo de la ciudad que se convirtió en un punto panorámico que es la parada obligada para quienes visitan Santiago del Estero. Su importancia radica en que desde allí se puede observar la localidad en los cuatro puntos cardinales. Algunos de los sitios más representativos que se pueden ver son: la Catedral Basílica, la Casa de Gobierno, la Terminal de Ómnibus, la plaza Libertad y el Fórum, entre otros edificios. Además, el recorrido se puede hacer acompañado de guías turísticos que relatan a los viajeros la historia de la ciudad.

Encendiendo motores
El Museo del Automóvil Termas de Río Hondo es una de las paradas obligadas del Circuito Internacional de la localidad y un atractivo que convoca a una gran cantidad de visitantes apasionados por los fierros.

Se trata de un espacio en el que se exhiben vehículos de colección, algunos de ellos, provenientes de los museos Fangio, La Plata y Arturo Scalise. Incluso, quienes llegan al recinto pueden disfrutar de una gran cantidad de motos antiguas. Se encuentra en el predio del Las denominadas “Torres Gemelas” de Santiago del Estero son los edificios más altos de la provincia Autódromo de Termas de Río Hondo, está conformado por tres plantas y cuenta con un diseño moderno y con vistas privilegiadas al Embalse de la ciudad. Además, tanto en la planta alta como en el primer piso se pueden encontrar salas de exposición de más de 1000 metros cuadrados.

Además, se trata del único museo que está ubicado dentro de un autódromo en Argentina. Inaugurado en 2012, el museo es el único en Sudamérica que presenta el Benetton Renault de Fórmula 1, una de las joyas de la exhibición.

Un poco de verde
Ubicado en el noroeste de la provincia, el Parque Nacional Copo es una de las áreas protegidas más aisladas e inexploradas del país. Compuesta por 114.250 hectáreas, es un lugar muy visitado por los amantes y estudiosos de la naturaleza. Se trata de un paisaje verde y ocre que rodea a algunas especies arbóreas y animales que actualmente es muy difícil encontrar en cualquier otro lugar. Al parque se accede a través de la localidad Pampa de los Guanacos, ubicada a unos 300 kilómetros de la ciudad capital, y protege a varias especies que se encuentran en peligro de extinción, como el quebracho colorado santiagueño, un árbol noble que, por su buena madera, sufrió la tala indiscriminada. Además, se puede encontrar una fauna tan variada como particular.

Entre sus principales habitantes se suele destacar la presencia del yaguareté, el tatú carreta y el chancho quimilero. También es posible observar otras especies de la fauna nativa, como el oso hormiguero grande, el águila coronada y la boa de las vizcacheras.

El Parque Nacional Copo se presenta como un desafío para los amantes de la naturaleza, ya que es una de las tierras menos exploradas por el hombre. Es por eso que los locales suelen aconsejar a los viajeros que contraten guías especializados y obtengan información de parte de un guardaparque. Además, cabe destacar que carece de cursos de agua propios y no se puede transitar con vehículos, sino únicamente por senderos.

Un gran abanico
Villa la Punta está enclavada en la ladera oriental de la sierras de Guasayán, a 92 kilómetros de la ciudad de Santiago del Estero. Con pintorescas elevaciones, cuenta con un clima agradable que enmarca a la perfección a la pequeña villa.

El lugar es ideal para realizar paseos, ya sea a pie o a caballo. Algunos de los más concurridos son los que llevan a las quebradas cercanas a la villa: Quebrada de Calapuchín, Quebrada de Pérez, Pozo de Leiva y Quebrada de La Chilca, conocido como “la piedra que llora”, debido a una vertiente que brota bajo una gran piedra, en la que se encuentra una imagen de la Virgen del Carmen, Patrona del lugar. Pero las cabalgatas, particularmente, son la prioridad de los viajeros que tienen por objetivo llegar a lugares más alejados pero que de igual manera merecen ser visitados.

Otro recorrido muy frecuentado por los visitantes es el ascenso por el sendero que lleva al Cerro de La Cruz, en el cual los pobladores, en Semana Santa, suben portando antorchas con la intención de rememorar los pasos de Jesús hasta el Calvario.

Por su parte, quienes opten por vivir una experiencia diferente podrán inclinarse por el trekking, tomando un sendero que permite arribar al Cero de la Cruz, e incluso aquellos que prefieren vivir la adrenalina podrán practicar disciplinas como el enduro; mountain bike; aladeltismo y otras actividades que aprovechan el entorno agreste.

Por los circuitos interiores queda al descubierto el testimonio de culturas remotas a través de los petroglifos que han dejado grabados. Es el territorio ideal para que se realicen competencias a nivel nacional de enduro y mountain bike, pero sobre todo para que los turistas puedan emprender largas caminatas por sus angostos caminos y senderos rodeados de una exuberante vegetación.