viernes, 4, diciembre, 2020

Fabián Gianola, actor de cine, teatro y televisión, habló con Mensajero Plus acerca de sus viajes, rememoró sus estadías en varios destinos y destacó la importancia de los espectáculos de cara al verano.

– Fabián, ¿en qué momento de tu vida estás?

– Por suerte estoy atravesando un presente muy bueno. Tengo proyectos de cine, con una mini serie y dos películas. En este momento tengo cuatro ofrecimientos de teatro para el verano, así que estoy a la espera de sus aperturas para trabajar desde enero en estas propuestas. Incluso estoy en Radio Colonia todas las noches de 21 a 23, así que al margen de la pandemia que nos hizo daño a todos en la parte anímica, emocional y laboral, no me puedo quejar.

– ¿Qué podés anticipar sobre tus proyectos laborales?

– No puedo contar mucho porque ni el título es seguro. Existe la posibilidad de hacer una película con Diego Peretti que se llama Todos tenemos una familia, pero quizás haya cambios. Después tengo una película de cuatro mujeres que se van de vacaciones, y el personaje es muy lindo. Después, un policial para mediados de septiembre y octubre de 2021 y hay una mini serie que se está barajando para fines de este año y principios del que viene.

– ¿Cuál sentís que fue tu mejor rol en la televisión?

– Hubo varios. El último personaje que hice en Entre caníbales fue hermoso, con grandes artistas como Juan José Campanella, Natalia Oreiro, Joaquín Furriel y Benjamín Vicuña. Estuve en grandes comedias como Taxi, por ejemplo. Sin embargo, la popularidad vino gracias a Los Benvenutto.

– Carlos Paz, Mar del Plata y CABA son íconos en lo que refiere a las temporadas teatrales, con todo el turismo que promueven. ¿Cómo imaginás que será la nueva normalidad de este sector puntual?

– Yo confío en que las autoridades se van a dar cuenta de la necesidad de trabajar que tienen los artistas. Afortunadamente hubo una baja de contagios en Ciudad de Buenos Aires, así que me parece que podría ser positivo trabajar con las salas con un 30, 40 o hasta un 50% de capacidad. Las ganas de arrancar están, los productores están listos, solamente faltan las autorizaciones.

– ¿Pensás que las obras de teatro fomentan la actividad turística de un destino?

– Sí, totalmente. Incluso se ve en muchos ejemplos. Yo tengo 26 temporadas en Mar del Plata, 4 en Carlos Paz, 5 en Buenos Aires y 3 en la Costa Atlántica y te puedo asegurar que es una posibilidad más para el turista de tener un plan diferente para divertirse. Por lo general ya saben qué tienen ganas de ir a ver y a qué teatro quieren asistir. Yo he visto filas interminables a las 10 de la mañana con muchas personas que aprovechan ese momento antes de irse a la playa. Ni hablar a las 19, cuando empieza a asomar la noche. Los teatros son uno de los programas principales del turismo.

– ¿Es cierto que tu hija tiene una faceta muy viajera?

– Sí, es verdad. Estuvo viviendo en México y ahora está radicada en Costa Rica, en la Playa Garza. Su marido es costarricense, tiene un emprendimiento de carpintería y cubos para yoga. Por suerte lleva una vida muy linda y la envidio bastante porque vive enfrente de la playa. Ella se fue para allá el 27 de agosto de 2019 por las dificultades económicas que había en Argentina. Yo iba a ir a visitarla en abril, al término de la temporada en Mar del Plata, pero no pude viajar por la situación sanitaria. Tenía los pasajes listos, así que ahora estoy esperando que abran los vuelos para ir a verla.

– ¿Qué es lo que más te gusta de los viajes?

– ¡Absolutamente todo! Me encanta viajar. El hecho de armar la valija, pensar a dónde voy a ir y qué voy a llevar puesto ya me pone contento. Ir a Ezeiza es un paseo y la espera para subir al avión en el VIP o donde sea siempre es lindo. Planificar un viaje con la familia o con amigos es espectacular.

– Cuando armás la valija, ¿hay algo que tenés que llevar sí o sí?

– Para mí, el traje de baño es fundamental. Aunque haga frío o calor, siempre hay que llevarlo. Si estás en un hotel con piscina climatizada o con un buen sauna hay que aprovechar.

– ¿Cuáles son las actividades que más te gusta hacer en un viaje?

– Conocer el lugar, pasear, caminar y descansar en una playa. Los viajes son muy reparadores para la mente. Soy muy tranquilo, no soy de hacer muchos planes. Aprovecho para entrenar, porque lógicamente comemos más.

– ¿Aprovechás los viajes para hacer actividades culturales?

– Sí, me encantan. Estuve en el Museo del Louvre y en el Museo de Ciencias Naturales de Nueva York, por ejemplo. Siempre trato de hacer estos paseos culturales porque son de los más lindos que hay.

– ¿Qué destinos pudiste conocer a lo largo de tu vida?

– Por trabajo conocí Uruguay, Chile, Paraguay, Miami, Nueva York, Disney, México, Río de Janeiro, San Pablo, Florianópolis, Praia do Forte, Angra do Reis, Bahía. Incluso estuve en París, Londres, Madrid, Roma, Venecia, Florencia y Lisboa.

– ¿Hay alguna ciudad que todavía tengas pendiente por conocer?

– No fui a Barcelona y es un lugar al que me encantaría ir en algún momento. No tuve la posibilidad de recorrer Europa del Este y sé que tiene muchos atractivos. Me genera mucha curiosidad Egipto por su historia. De Italia me gustaría conocer Positano. Las playas de Villa Margarita en Cuba también me despiertan interés. y confieso que hay ciudades de Estados Unidos que quisiera recorrer como San Francisco, Washington, Chicago, Los Ángeles y Las Vegas.

– ¿Cuál fue tu primer viaje?

– Nueva York. Estaba recién casado. Fue increíble, me impactó muchísimo. Paramos en el Hotel Plaza, frente al Central Park.

– Imagino que por tu profesión tuviste la oportunidad de conocer muchos tesoros de Argentina…

– Así es. Gracias a las giras de teatro pude recorrer el país por completo. Estuve en Puerto Deseado, Esquel, Bariloche, Neuquén, San Juan, Mendoza, San Rafael, Malargüe, Tupungato, Rawson, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Paraná, Chaco, Formosa, Misiones, Posadas, Cataratas del Iguazú, La Pampa, Viedma, Trelew, Puerto Madryn, Tucumán, Salta, Orán y Jujuy, entre otros lugares.

– Cuando tenés que afrontar una gira, ¿te hacés un espacio para hacer un poco de turismo?

– Sí, por supuesto. Siempre hay alguien que nos lleva a hacer algún recorrido. Por lo general durante el día aprovechás para conocer distintos atractivos y a la noche ya tenés la función. Conocer Argentina es hermoso e imperdible.

– ¿Te gusta viajar en avión? ¿Vas tranquilo o lo padecés?

– Por suerte la paso bien. Obviamente que estás allá arriba, encerrado, pero no la paso mal en absoluto. Voy muy relajado. No me agarra miedo o pánico, al contrario.

– ¿Tuviste la posibilidad de viajar en un crucero?

– Sí, estuve en uno que salió de Miami. Recuerdo que fue una invitación para ir en el Princess of the Seas de Royal Caribbean. Pasó por Puerto Rico, Saint Thomas y Haití. Fueron diez días en total. Si bien fue una linda experiencia, no sé si la repetiría, porque era un barco muy grande. Prefiero algo más exclusivo, con menos gente.

– ¿Cuál sentís que es tu lugar en el mundo?

– No tengo uno predilecto, pero mi lugar es Argentina. Yo vivo en Buenos Aires y me encanta mi país. Hay muchas ciudades que elegiría para ir un tiempo, como Londres, por ejemplo. Mar del Plata es un destino en el que podría radicarme, Rosario también. Y si tengo que elegir uno a nivel internacional para quedarme definitivamente, podrían ser Madrid o Roma.

– ¿Sos de animarte a probar los platos típicos de cada región? ¿O preferís ir a lo seguro?

– Me gusta degustar, pero primero pregunto si tiene algo que no va a tolerar mi paladar. Siempre trato de averiguar si tienen bichos o picantes, porque no como y sé que me pueden hacer mal, como el morrón, por ejemplo.

– Si tuvieras que definir al turismo en una sola frase, ¿cuál sería?

– Viajar significa conectar con uno mismo, relajarse, disfrutar, crecer, conocer, aprender. El turismo se relaciona con las mejores intenciones del ser humano.

– ¿Qué reflexión hacés del turismo como actividad económica? ¿Considerás que es de suma importancia para nuestro país?

– Es fundamental para Argentina y más si tenemos en cuenta la cantidad de empleo que genera. Es una industria enorme que sufrió como pocos, lamentablemente. Hay que aprovechar que tenemos un país enorme para recorrer, así que me parece que es esencial para el país y para el mundo entero.