miércoles, 28, octubre, 2020

Los balnearios selectos del país se perfilan como los favoritos al momento de planificar las próximas vacaciones de verano, que llegarán en medio de una época bastante particular.

Con el verano a la vuelta de la esquina y la reciente confirmación por parte de las autoridades nacionales de que habrá temporada en todo el territorio bonaerense, son muchos los argentinos que comenzaron a pensar en qué lugar pasarán las vacaciones. Es que luego de un año atípico, el receso estival significará para la sociedad una posibilidad para despejarse lejos del bullicio de la vida urbana.

Dentro de la gran variedad de destinos y paisajes con los que cuenta el país, las playas de la Costa Atlántica se ubican siempre entre los lugares preferidos por los argentinos para pasar el verano. Sin embargo, en esta oportunidad, aquellos que sean más precavidos con respecto a los cuidados sanitarios optarán por balnearios que no sean tan populares. En ese marco, ciertos sitios tomarán una mayor relevancia que en años anteriores y verán en la normalidad que se viene una oportunidad para captar a nuevos viajeros.

Mar de las Pampas

Tanto los vecinos del balneario como sus visitantes encuentran en Mar de las Pampas un destino que hace honor a los slogans que lo identifican. “Vivir sin prisa” o “la primera ciudad lenta de Argentina” son algunos de los conceptos que ponen en palabras un estilo de vida bien impregnado en el gen del lugar, que se caracteriza por la combinación del mar y el bosque.

Se trata de una localidad en la que los cuatriciclos y las motos de agua no forman parte del paisaje y tanto las calles como la playa se ven protagonizadas por la calma de una villa turística que lejos está de ser el sitio caótico con que se puede identificar a un destino veraniego en plena temporada.

En Mar de las Pampas, cada vez son más los carteles indicadores que inspiran a la comunidad a caminar y andar en bicicletas en lugar de usar vehículos motorizados. Además, está prohibido el uso de celulares en muchos paseos comerciales y lugares públicos, mientras que en otros sitios se recomienda utilizarlos sin alterar la paz.

Otra de las medidas tomadas en la localidad es impedir que se instalen publicidades gráficas o sonoras para que no se contamine el ambiente, determinación que se hace notar en el ingreso de los visitantes a la ciudad y que marca una clara diferencia con respecto a otros balnearios de la Costa Atlántica.

Reta

Quienes alguna vez visitaron la localidad ubicada en el partido de Tres Arroyos destacan la combinación del mar y el campo que la caracteriza, donde el aroma a eucaliptus se entremezcla con la brisa marina de un lugar por demás particular. Si bien en los últimos años ha ganado popularidad entre los turistas, no ha perdido el encanto que atrae a aquellos que desean estar en armonía con la naturaleza de una manera sencilla.

El balneario cuenta con más de 30 kilómetros de playa. En su zona principal, posee más de 200 metros de ancho mientras que hacia el este y el oeste pasan a tener alrededor de 500. En toda su extensión, la costa presenta médanos de importantes dimensiones que la separan de la villa turística.

Entre sus características principales se destaca la temperatura de sus aguas, que es superior a la del resto de la Costa Atlántica, debido a la influencia de la corriente de Brasil. Incluso, por su ubicación, el sol sale y se pone sobre el mar, lo cual les regala a sus visitantes una postal poco vista en el país.

Además, se presenta como un lugar ideal para quien opta por disfrutar de la pesca deportiva, por la gran variedad de especies ictícolas que se pueden encontrar, particularmente corvinas, pejerreyes, rayas, gatuzos o lenguados, entre otras. Entre sus atractivos naturales más particulares se ubica un espacio conocido como el Caracolero, al que solamente se puede llegar desde la playa. Se trata de un sitio rocoso en el que se forma un cementerio natural de caracoles.

Monte Hermoso

En la recta final de la costa bonaerense emerge Monte Hermoso, un balneario familiar con más de 32 kilómetros de amplias playas que se destacan, al igual que otras de las zonas cercanas, por tener una ubicación geográfica que influye en la temperatura del agua, la cual supera en 5°C a la de otras localidades, por las corrientes cálidas que bañan sus costas.

Además, por encontrarse en una zona ventosa, la práctica de deportes acuáticos como jet ski o windsurf han cobrado un gran auge durante los últimos años. Además, los fanáticos de la pesca pueden obtener ejemplares de pez palo, pescadillas, meros, congrios y palometas, ente otras variantes.

Un gran atractivo que presenta la localidad es el Paseo del Pinar, ubicado en la calle Bosque Alegre y Sipe Sipe. Se trata de una reserva forestal de gran magnitud con una numerosa cantidad de árboles de variadas especies que fue convertida en un espacio ideal para el descanso y la recreación.

Las Grutas

Ubicada en el Golfo San Matías, la ciudad balnearia de Las Grutas se presenta como un destino perfecto para divertirse y relajarse. Miles de visitantes llegan a la localidad atraídos no sólo por sus particulares playas con acantilados, sino también por las famosas aguas cálidas de su costa. Además, cuenta con un clima con escasas lluvias y temperaturas que, en verano, van desde los 14 a los 30 grados, lo que invita a no desperdiciar días de vacaciones. La villa turística, emplazada en la provincia de Río Negro, forma parte del municipio de San Antonio Oeste y sustenta en la comercialización de sus productos de mar y en la agitada actividad en el puerto la base de la vida económica de sus 17.000 habitantes.

Cabe destacar que el Ejido Municipal abarca tres núcleos: San Antonio Oeste, el Puerto de San Antonio Este y Las Grutas. Estos puntos conforman un circuito turístico de excelencia, con diferentes atractivos y zonas de un gran valor ecológico en el ámbito nacional e internacional, como la Reserva de la Bahía San Antonio.

Playa Magagna

Esta localidad emplazada en el municipio de Rawson comprende un complejo de varios balnearios con características similares. Playa Bonita, El Faro, Cangrejales Norte, Cangrejales Sur y Santa Isabel, ubicadas al sur de la desembocadura del Río Chubut, son los principales destinos a los que llegan los viajeros deseosos de descansar y realizar diversas actividades, entre la que se destaca el “pulpeo”, es decir, la pesca del pulpo.

Este molusco suele habitar en huecos cuando la marea baja, y es tal la importancia que tiene para la ciudad que se declaró a Playa Magagna como Área Protegida y es sede de la Fiesta Provincial del Pulpo, en la que se valora la preservación, el estudio de la biofauna y sus potencialidades económicas. Además, la localidad en sí misma es un gran atractivo para los amantes de la paleontología, por la amplia cantidad de fósiles marinos que posee. Por otro lado, es posible realizar variadas excursiones como trekking, cabalgatas, turismo aventura, e incluso optar por pasar el día en paz y armonía con la naturaleza.

Rada Tilly

La localidad ubicada en Chubut nació como una villa exclusivamente de veraneo y con el tiempo pasó a ser habitada de forma permanente. Sus extensas playas son ideales para emprender tranquilas caminatas y sus aguas para practicar deportes náuticos. De esta manera, los colores de las velas encuentran su lugar en el paisaje típico de la ciudad.

Al sur de la villa, una inmensa meseta compuesta por fondos marinos supera los 20 millones de años de existencia y demarca el centro del Golfo San Jorge. Este lugar posee un sistema de miradores ubicados a 160 metros sobre el nivel del mar al que se llega en auto a través de un paseo que permite apreciar la magnitud de los acantilados con el mar como lienzo.

Además, al pie de las escarpadas laderas, en Punta del Marqués, se encuentra un apostadero salvaje de lobos marinos de un pelo, que son resguardados por el Sistema Provincial de Áreas Protegidas como Unidad de Investigación Biológica.

Caleta Olivia

El mayor atractivo de la localidad santacruceña reside en que sus costas componen un paisaje típicamente patagónico, en el que confluyen majestuosos acantilados y playas de arena fina y canto rodado.

Además, es ideal para emprender caminatas durante la bajamar, bordeando la caleta, en la que se pueden avistar gaviotas, cormoranes y, sobre las rocas, algunos mejillones, caracoles, estrellas y erizos de mar, algas verdes, rojas y pardas.

Por otro lado, la localidad se presta para hacer bicicleteadas por el Paseo Costero, el cual constituye un atractivo turístico en sí mismo debido a su extensión. Incluso, en el final del recorrido se puede disfrutar de una vista panorámica del Puerto Caleta Paula, donde se encuentra la Lobería Punta Sur. Se trata de un apostadero de lobos marinos de un pelo que se puede visitar en cualquier época del año.

Caleta Olivia cuenta también con el Balneario Municipal, que durante la temporada de verano brinda a residentes y turistas a posibilidad de disfrutar del sol, practicar actividades náuticas y refrescarse en sus transparentes aguas.