domingo, 27, septiembre, 2020

La Patagonia argentina se prepara para vivir en primera fila el último eclipse del año, en paralelo el turismo astronómico en múltiples puntos del país sigue consolidándose.

El lunes 14 de diciembre de 2020 ocurrirá un eclipse total del Sol que será visible desde una amplia superficie de Sudamérica. Durante 2 minutos y 10 segundos, el Sol se verá cubierto totalmente por la Luna. Esta experiencia puede complementarse con las variadas propuestas que los destinos patagónicos -donde el fenómeno astrológico podrá verse en todo su esplendor- ya están preparando para quienes, dependiendo de la situación sanitaria, puedan viajar hasta allí. Pero, Argentina desde hace tiempo viene sumando opciones para los viajeros que disfrutan de mirar el cielo y conocer más sobre los astros.
Una muestra de ello es lo que se vivió el año pasado en San Juan cuando este fue uno de los territorios elegidos por turistas de todo el mundo para ver el eclipse total de sol.

Opciones en todo el país
Los cielos limpios despejados de la contaminación urbana encienden la luz de las estrellas, lo que da la posibilidad de conocer todo lo que se esparce por la bóveda celeste. Por ejemplo, el astroturismo en Capilla del Monte. Es una actividad muy inclusiva donde pueden participar personas de todas las edades, desde niños curiosos hasta adultos experimentados.
Una vez alejados de los conglomerados urbanos en una noche despejada, se procede a interactuar con el cielo nocturno a través de una charla sintética de 40 minutos, donde a través de una introducción histórico-cultural se pueden situar en tiempo y espacio. El objetivo es mirar las estrellas como lo hacían los moradores originarios del continente, sin ningún elemento académico invasivo. La actividad es a ojo desnudo, pero con la ayuda de un láser astronómico que da la sensación de tocar las estrellas. Durante la observación de acuerdo a los astros que se dejan ver esa noche, se repasa el anecdotario astronómico de las diversas culturas para poder conocer el cielo.
Por otro lado, San Juan cuenta con uno de los cielos más diáfanos de Argentina y un clima y geografía privilegiado con casi 300 días de sol al año. Esta razón permitió la instalación de varios observatorios, en principio para la investigación propiamente dicha, que luego fue dando la oportunidad a la práctica de la actividad turística y así se fue potenciando el producto Turismo Astronómico.

El Parque Nacional El Leoncito está emplazado en el sudoeste de la provincia, sobre los faldeos occidentales de la Sierra del Tontal, en el departamento de Calingasta, a 2.250 m.s.n.m., 220 km de la capital sanjuanina y 34 km del pueblo de Barreal. Dos estaciones astronómicas están abiertas al público general: el Complejo Astronómico El Leoncito (CASLEO) y el Observatorio Astronómico Carlos Ulrico Cesco (CESCO).
En el CASLEO, al que se llega tras andar un camino custodiado por álamos y sauces, el protagonista es un telescopio de 40 toneladas que funciona con dos espejos, uno de ellos de poco más de 2 metros de diámetro. En el interior de la cúpula del Telescopio Astrográfico Doble, el visitante podrá apreciar una interesante colección de fotografías del Cometa Halley, tomadas en 1986. Luego será invitado a trasladarse hasta el albergue del Círculo Meridiano Automático, único instrumento en su tipo en el país. La visita diurna se complementa con el recorrido de varios senderos interpretativos, guiados por una excelente cartelería que va acompañando al visitante en un trekking tranquilo, inmerso en un paisaje espectacular entre manadas de guanacos, cascadas y la imponente vista de la Cordillera de los Andes.

Desde hace algunos años, el astroturismo en Mendoza es una actividad abierta para todos, donde incluso no es necesario alejarse demasiado para poder disfrutar de las estrellas.
En la Terraza Jardín Mirador del municipio la actividad, gratuita y con cupo limitado, es abierta para toda la familia. Guiados por profesionales, los asistentes podrán divisar cuerpos celestes como planetas, galaxias y cúmulos con diversos telescopios. A su vez, en el departamento de Malargue, ubicado a 420 km al sudoeste de la capital de Mendoza, en los últimos años se ha convertido en sede de importantes iniciativas científicas, entre las que se destacan el renombrado Observatorio de Rayos Cósmicos Pierre Auger, inaugurado formalmente en 2008, y el Complejo Planetario Malargüe, referentes en comunicación científica a nivel nacional. El público podrá visualizar el cielo local tal y como se ve en ese momento, y luego, modificando el tiempo, recorrerá constelaciones, ubicando objetos y planetas en tiempo real.
Finalmente, Campo del Cielo es la denominación de una extensa región del norte del país ubicada entre Chaco y Santiago del Estero, en la que el impacto fue el resultado de la explosión en la atmósfera de un asteroide de alrededor de 840 mil kg. Producto de esta lluvia ya fueron hallados dos de los meteoritos más grandes del mundo llamados El Chaco y Gancedo.
A quienes les atraigan los fenómenos espaciales les encantará visitar el Parque Científico y Educativo “Campo del Cielo” (en el Parque Provincial Pigüen N’onaxa), donde se albergan la mayor cantidad de piezas desenterradas. Ubicado a unos 12 km de Gancedo y a 350 Km de Resistencia, este parque temático y museo a cielo abierto dispone también de un Centro de Interpretación donde se exhiben 300 meteoritos.