jueves, 6, agosto, 2020

Rosario sigue estando cerca y cuenta con una gran variedad de opciones para hacer una escapada: cultura, gastronomía y paseos al aire libre para disfrutar durante todo el año.

“A orillas del río Paraná” es la frase con la que comienzan los textos que los manuales escolares emplearon para contarle a más de una generación los detalles del primer izamiento de la bandera nacional, aquella que se llevó adelante en Rosario el 27 de febrero de 1812 con Manuel Belgrano, su creador, como protagonista.

Este 20 de junio, proclamado Día de la Bandera en conmemoración al fallecimiento del prócer, se presenta como una buena oportunidad para recorrer, por medio de la lectura, los principales atractivos turísticos de Rosario, una ciudad santafesina caracterizada por su historia, su apego a la pasión futbolera y su cercanía al río.

La cuna de la bandera

Ubicado a pocos metros del río Paraná, el Monumento Histórico Nacional a la Bandera está levantado en el mismo lugar en el que existió, en 1812, la B atería Libertad, que, junto con la Batería Independencia, ubicada en la isla de enfrente, tenían como objetivo impedir el paso a las naves realistas.

Por ser la obra más emblemática de la ciudad, dado su carácter histórico, supone una parada obligada en cualquier visita turística. Ocupa una superficie de 10.000 metros cuadrados y representa la nave de la patria surcando las aguas hacia el futuro. Bajo ese poético significado, se destacan tres partes: la Proa, el Patio Cívico y el Propileo Triunfal de la Patria. En su conjunto, a partir de las esculturas y relieves que presentan, resumen los momentos históricos del país, sus valores económicos, culturales y geográficos.

Debajo del Propileo se ubica la Galería de Honor de las Banderas de América, que rinde homenaje a los países integrantes de la Organización de los Estados Americanos a fin de transmitir un sentimiento de confraternidad entre los pueblos.

Si bien la pandemia ha determinado que el Monumento a la Bandera deba permanecer cerrado al público, desde la web oficial del sitio histórico se puede realizar un tour virtual para que grandes y chicos lo recorran desde casa.

Para conocerte mejor

En Rosario, el arte es una temática de gran relevancia. Tal es su reconocimiento a nivel nacional que las obras que se exhiben en sus museos atraen a viajeros de todo el país.

Cabe destacar que la ciudad es la cuna de grandes referentes de la cultura argentina, como Fito Páez, Juan Carlos Baglietto, Libertad Lamarque y Roberto Fontanarrosa, entre otros.

En ese contexto, la localidad cuenta con una gran cantidad de teatros, como el Círculo, La Comedia y el Auditorio Fundación Astengo, que convocan a grandes autores, directores y actores locales que conmueven a los visitantes. Además, se puede asistir a los museos que también comprenden un atractivo turístico para quienes optan por pasar unos días en Rosario: Bellas Artes, Arte Contemporáneo, Historia, Ciencias Naturales y Arte Decorativo son algunas de las temáticas que se ofrecen a los asistentes.

El visitante se siente atraído por recorrer el alma de Rosario a través de su historia artística. Es por eso que la ciudad presenta un amplio panorama cultural con una gran diversidad de propuestas que se adaptan a los gustos de cada viajero.

Al aire libre

Aunque Rosario es conocida por ser un gran centro urbano, también cuenta con un gran abanico de actividades puertas afuera, que resultan una alternativa por demás interesante. Montar a caballo, pescar a orillas del río y entregarse a la meditación se convierten en algunas de las opciones que abarca el destino para el disfrute de quienes buscan descansar y relajarse. Incluso, se puede realizar largas caminatas a través de paisajes campestres, apreciando la flora del lugar y avistar aves silvestres.

Durante el verano, el agua del río Paraná, que baña las costas rosarinas, enmarca un cuadro ideal para gozar de las altas temperaturas bajo el sol. Incluso, los aficionados y expertos en la pesca pueden realizar excursiones en grupo y con guías especializados.

Además, existen otras experiencias diferentes que se pueden aprovechar en la ciudad, como pasear en embarcaciones y observar de cerca el majestuoso Puente Rosario-Victoria, además de tener la posibilidad de cruzar hacia las islas, donde también se puede hacer pesca deportiva.

Pero si lo que se desea es sentir la adrenalina, los amantes de los deportes extremos tienen la oportunidad de hacer paracaidismo desde más de 3000 metros de altura, con el requisito de cumplir ciertas instrucciones. Por otro lado, desde la altura se puede realizar vuelos turísticos, que ofrecen la posibilidad de fotografiar paisajes únicos del río, del puente interprovincial, de las edificaciones y de una ciudad que tiene mucho por regalar.

Para toda la familia

El Parque de la Independencia es un inmenso espacio verde emplazado en el corazón de la ciudad. El lago, los paseos en bote y las caminatas por sus puentes y senderos forman parte de una postal típica de Rosario. Este espacio fue proyectado en el año 1900 con el objetivo de celebrar el centenario del primer gobierno patrio en 1910.

El área más concurrida es la “plaza del laguito”, sector en el que un espejo de agua le regala a los visitantes la posibilidad de recorrer el espacio en un bote a pedal durante el día y disfrutar del espectáculo de las Aguas Danzantes durante la noche. Además, a pocos pasos se encuentra el Jardín de los Niños, una propuesta que convierte al parque en un lugar muy concurrido por los más chicos. Además de la oportunidad de sentarse a tomar algo en el restobar ubicado junto al laguito, los recorridos por este amplio pulmón verde se pueden combinar con paseos por el predio ferial Parque de la Independencia, el Hipódromo y una visita al estadio de Newell’s Old Boys, que junto con su clásico rival Rosario Central, llenan de color a una ciudad llena de interesantes atractivos turísticos.