domingo, 27, septiembre, 2020

Entre sierras, arroyos, valles y una tonada inconfundible, se dibuja un panorama irrepetible en el corazón del país.

Tan versátil es la provincia de Córdoba que se presta tanto como un escenario ideal para descansar en sus verdes paisajes, como también para cansarse de recorrer escenarios donde predomina una naturaleza aún incontaminada.

La provincia invita a disfrutar de sus valles, lagos artificiales, bosques, ciudades y pueblos donde los sentidos se potencian.

Una caminata intensa
La Cumbrecita ubicada en el corazón del Valle de Calamuchita se distingue por su arquitectura centroeuropea y su paisaje único. Emplazado en las cercanías del cerro Champaquí (el más alto de Córdoba) y a 40 kilómetros de Villa General Belgrano, es el primer pueblo peatonal de Argentina. Cierra sus calles al paso de automóviles entre las 10 de la mañana y las 6 de la tarde, por lo que los visitantes deben estacionar sus vehículos en la playa comunal para luego ingresar caminando.

El ambiente natural de la Cumbrecita es inigualable, con sus arroyos cristalinos que serpentean entre sierras y bosques. Se recomienda visitar la Capilla histórica, las múltiples cascadas y el Cerro Wank.

Su excelente propuesta gastronómica con especialidades de la cocina centroeuropea es demandada por gente de todo el mundo. 

La visita se complementa con un paseo por Villa General Belgrano, un rincón alpino al que la influencia de inmigrantes europeos le ha dado una impronta única.

De otro mundo
La “Calle Techada”, aquella que se despliega alrededor de Capilla del Monte, abarca los más pintorescos bares y restaurantes, además de un amplio abanico de negocios de productos regionales y artesanías. Si bien la localidad cuenta con varios atractivos turísticos, seguramente el que más llame la atención de los viajeros sea el mítico Cerro Uritorco.

Más allá de su innegable belleza natural, quienes creen que hay vida en otros planetas encuentran en esta formación montañosa un lugar de ensueño, dado que circula la presunción de que se han visto OVNIs en sus inmediaciones.

Por su parte los fanáticos del deporte prefieren realizar caminando el ascenso de sus 1979 metros, actividad que puede tomar todo el día.

La villa más famosa
En la región de Punilla, con el Dique San Roque como su principal foco de atención, se destaca Villa Carlos Paz. Su casino, la vida cultural y teatral de la temporada veraniega, sumados a sus locales gastronómicos hacen de la localidad un destino irresistible.

Desde hace casi un siglo los turistas han llegado hasta la Villa a disfrutar del aire puro de las sierras, pero también de un verdadero ícono: el Reloj Cucú. Ante la atenta mirada de sus visitantes, un pájaro mecánico sale por la puerta de una casilla de madera para anunciar que pasó media hora desde su última aparición.

Horizonte serrano, ríos cristalinos, y una amplia gama de verdes se suman a los servicios y comodidades, convirtiendo a la villa en el destino preferido de miles de visitantes que encuentran comodidades y servicios para todas las preferencias.

Maravilla Natural
En una elección on line realizada este año el Río Mina Clavero fue elegido una de las 7 Maravillas Naturales de Argentina. Desde su impresionante caída de mas de 100 metros en su nacimiento hasta los plácidos balnearios que se ubican en su recorrido, este río es la imagen misma de Córdoba. Una síntesis perfecta de diversión, familia y naturaleza.