jueves, 1, octubre, 2020

La belleza de las playas de Tailandia parecen escenarios irreales pintados por algún artista prodigioso. Difícil creer que en realidad existen si no se ha estado allí disfrutándolas en persona. Es casi una cuestión de Fe. 

El Reino de Tailandia es un misterio turístico que comenzó a resolverse en los últimos años. Cada vez está más de moda, y no es para menos, con los centenares de islas que lo componen y por la historia milenaria que impregna cada momento de su vida.

Los argentinos llegamos atraídos fundamentalmente por sus playas, tan parecidas a nuestra imagen de un paraíso terrenal, con nombres sugestivos como Phuket, Kho Phi Phi o Koh Samui, pero también por su cultura y su gastronomía. Además, los costos de hospedaje, comidas y transportes son al menos un 50 por ciento más económicos que en Europa y los Estados Unidos.

La Tailandia más conocida se encuentra en el sur, rodeada por el Golfo de Tailandia y el Mar de Andamán, allí se encuentran las playas paradisíacas más famosas, con populares y lujosos resorts destinados al turismo nacional e internacional.

Las islas dispersas a lo largo de la costa acentúan este refugio tropical. Los barcos de pesca de vivos colores capturan una gran cantidad de mariscos, base de su alimentación, y que ha trascendido al mundo como una de las más sabrosas, variadas y coloridas.

Escenarios paradisíacos
Navegando por el mar de Andamán, existe uno de los paisajes más fotografiados y buscados por los turistas del mundo entero: las islas Phi-Phi. Las más conocidas son Koh Phi Phi Leh y su hermana mayor Koh Phi-Phi Don. La primera se hizo famosa porque en ella se rodó la película “La Playa”, protagonizada por Leonardo Di Caprio. Un detalle que dejará a más de uno muy triste es que desde hace más de un año se encuentra cerrada al turismo debido a la gran destrucción de su hábitat natural provocado por los millones de turistas que llegaban atraídos por esa película. Pero afortunadamente el resto del área y de las playas son tan o más espectaculares.  

Koh Phi Phi es un refugio idílico que cuenta con una serie de playas con una variedad de opciones de alojamiento y muchas actividades al aire libre.

Koh Phi Phi es el nombre colectivo para un pequeño archipiélago en la provincia de Krabi a sólo una hora en barco desde Phuket. Conocidas como las “joyas del mar de Andamán”, hay seis islas en el Parque Nacional. Sólo Phi Phi Don está habitada; todas las demás están sin desarrollar y protegidas por su condición de Parque Nacional y son visitadas con frecuencia con excursiones de un día desde Phuket, Krabi y Phi Phi Don. 

Las aguas que rodean las islas están llenas de vida marina exótica, incluyendo tiburones leopardo que son dóciles. El snorkeling, el buceo y las excursiones de un día se convierten en las principales atracciones en Koh Phi Phi. La isla también cuenta con una vibrante vida nocturna en Tonsai Beach, un laberinto de tiendas, bares y restaurantes. 

Las playas más pequeñas que hay alrededor de la isla son ideales para recién casados, familias y para aquellos con un presupuesto elevado y que buscan lo último en resorts de lujo.

La mejor época para visitar Phi Phi es entre los meses de noviembre y abril, cuando el clima es menos caluroso y las lluvias poco frecuentes. En la temporada baja es fácil encontrar descuentos en los hoteles, mientras que en la temporada muy alta (Navidad y Año Nuevo) conviene reservar con antelación.

La última joya del Andamán
En la provincia de Krabi, a 814 Kilómetros de Bangkok, encontramos algunas de las playas más extensas y paradisíacas del país. En ella compiten en atractivo más de 130 islas cubiertas por frondosos bosques.

Es una región de otro mundo, de archipiélagos laberínticos, donde las islas parecen irrumpir verticalmente fuera del mar mientras que sus playas solitarias solo son accesibles en botes tradicionales. Las innumerables bahías en Krabi protegieron a piratas, comerciantes y gitanos del mar durante miles de años.

Cuenta con atracciones como aguas termales, un santuario de vida salvaje, cuevas marinas, arrecifes de coral, exótica vida marina, acantilados de piedra caliza que atraen a amantes de la escalada de todo el mundo y los parques nacionales, que incluyen los paraísos de la isla de Koh Phi Phi y Koh Lanta. 

El Golfo de Tailandia
En este lugar se ubica la tercera isla más grande del país, Koh Samui, de 250 kilómetros cuadrados. Sus playas de arena suave, sus plantaciones de cocoteros, las aguas de color turquesa, un delicioso marisco fresco y una animada vida nocturna son sus ingredientes más sabrosos.

Es el destino insular número uno en el Golfo de Tailandia por su fácil acceso, sus hermosas playas y una gran variedad de actividades y es el segundo más popular de Tailandia. Se encuentra aproximadamente a 700 kilómetros al sur de Bangkok y a 80 km de la costa sur de Tailandia.

Samui es la tercera isla más grande de Tailandia y la más grande de un archipiélago de más de 80 islas que incluye el Parque Nacional Marino Ang Thong, que es un paraíso para el kayak y una excursión de un día desde Koh Samui.

La isla es lo suficientemente pequeña para ser visitada en sólo un par de horas en moto o en coche, pero cuenta con una gran variedad de playas y actividades que serían imposibles de experimentar en una sola visita.

Hasta finales del siglo XX, Samui fue el hogar de una pequeña comunidad que se dedicaba principalmente a la pesca y la recolección de cocos. No hubo siquiera carreteras en la isla hasta principios de 1970. Sin embargo, una vez que los visitantes extranjeros descubrieron esta joya, con una exuberante selva tropical, palmeras alineadas sobre extensiones de arena dorada y rodeadas de agua color aguamarina, el desarrollo se produjo rápidamente. Hoy en día las playas de Chaweng y Lamai cuentan con ciudades costeras con fabulosos resorts, restaurantes de renombre internacional y clubes nocturnos de nivel mundial. Las actividades alrededor de Koh Samui incluyen cursos de cocina, clases de yoga, entrenamiento de Muay Thai, buceo e incluso golf. Hay algunas playas más tranquilas, que son ideales para la relajación, en particular aquellas que cuentan con algunos de los mejores resorts de 5 estrellas en el mundo, y algunas que rezuman el encanto de épocas pasadas, como Bophut, que cuenta con viejas casas chinas de teca. 

Alejadas de la escena
Quienes busquen playas menos conocidas pero de igual belleza nada mejor que llegarse hasta la bahía de Phang Nga, una zona protegida declarada Parque Nacional Marino, flanqueada por pináculos que asoman sobre el agua y que son los picos de ancestrales montañas sumergidas. Grutas secretas, sinuosos canales, bosques de manglares, vegetación tropical y dramáticos acantilados completan un gran espectáculo natural.