martes, 29, septiembre, 2020

Cuba no sólo cuenta con su rica historia, sino también con las playas que la naturaleza le dio y que el hombre mejoró con servicios y hoteles de calidad internacional.

Muchos viajeros eligen visitar Cuba por su historia, en especial la vinculada a las últimas décadas: la agitación revolucionaria y la figura del “Che” Guevara, los paseos y tragos de Ernest Hemingway y la Guerra Fría convirtieron a la isla en uno de los epicentros políticos del siglo pasado. Pero, incluso quienes llegan atraídos por todo eso ponen su mira más allá de la capital cubana y descubren sus edenes naturales, bañados por el mar Caribe y el océano Atlántico.

Los balnearios como Varadero, Guardalavaca, Playa Esmeralda, Santa María del Mar, Santa Lucía, Ancón, los Cayos Coco, Guillermo, Largo del Sur, Santa María, Las Brujas y Levisa, gozan de sol todo el año. Su ubicación hace que las temperaturas de sus aguas varíen entre 24 y 29 grados. Agradable para todo el que disfruta de los baños en el mar.

Y si de paraísos se habla, el más famoso de ellos es Varadero, con casi 21 kilómetros de playas de arena blanca, un área total de 14,4 kilómetros cuadrados, y mar cálido y azul, situado en la península de Hicacos, en la provincia de Matanzas. Ubicado a sólo 140 km de la Ciudad de La Habana, Varadero cuenta con facilidades para la actividad náutica, la pra´ctica del golf, realización de eventos y una atractiva vida nocturna, todo ello acompañado de una infraestructura turística para garantizar la satisfacción del visitante.

Las principales cadenas internacionales construyeron lujosos hoteles a la orilla del mar y poseen la infraestructura necesaria para satisfacer cualquier deseo del turista.

Pero no hay que dejarse engañar. No sólo es un destino diurno, ya que cuando cae el sol, Varadero sigue viva, con cócteles y mucha vida nocturna por donde se la camine. Sin embargo, hay que reconocer que su fuerte está en la posibilidad que brinda para la práctica de deportes, acuáticos. Es un lugar ideal para el buceo, ya que posee una asombrosa cantidad de especies que pueblan el fondo marino, como peces multicolores, corales y moluscos.

Unos cayos incomparables
Cayo Guillermo, bañado por el océano Atlántico, es parte del paradisíaco conjunto de cayos conocido como Jardines del Rey, un sitio de idílicos paisajes de vegetación tropical, aves exóticas, arrecifes de coral, arenas blancas y aguas turquesas.

Entre sus playas posiblemente la más hermosa sea Playa Pilar, prácticamente virgen, protegida por una inmensa duna de arena, con aguas cálidas y tranquilas, que a simple vista permiten apreciar cardúmenes de peces multicolores, estrellas de mar y abundancia de corales.

También parte del archipiélago Jardines del Rey, Cayo Coco es una isla de exóticos paisajes con un mayor desarrollo turístico que su vecino Cayo Guillermo. Sus 22 kilómetros de playas se caracterizan por aguas transparentes que varían tonalidades, infinitos arrecifes de coral donde sumergirse en más de 20 puntos de inmersión y extensas franjas de arenas blancas interrumpidas por rocas y acantilados. Entre sus playas más famosas figuran Las Coloradas, Playa Larga, El Paso y Playa Flamencos.

Cayo Santa María es uno de los destinos que más se ha popularizado entre los argentinos desde hace unos años por su gran desarrollo hotelero y playas maravillosas. Es accesible fácilmente a través de una carretera construida sobre el mar de cerca de 50 kilómetros, ya de por sí toda una atracción, ganadora de premios internacionales por el cuidado del medio ambiente. 

Sumado a la belleza de sus 10 kilómetros de playa, son posibles de apreciar en su entorno grandes colonias de flamencos y otras aves, como también desplazarse navegando a los otros idílicos cayos de sus proximidades.

Holguineras y hermosas
Guardalavaca es la playa más famosa de la provincia de Holguín, ya que solo en ella se pueden encontrar al mismo tiempo una vegetación espesa, playas de arenas blancas y aguas color esmeralda. Además, en el arrecife de corales (a 900 m de la orilla) habitan ejemplares de la fauna y la flora más diversa, por esta razón este lugar constituye un sitio de obligatoria visita para los amantes del buceo. 

Playa Esmeralda, por su lado, se encuentra también en territorio holguinero, y es considerada la más hermosa de esta provincia. Una zona característica por sus lagunas, exuberante vegetación y hermosos paisajes marinos surgidos de la inmensa barrera coralina del norte del archipiélago cubano. La playa, con un kilómetro de extensión y forma de media luna, fascina con sus aguas cristalinas turquesas y arrecifes de coral, siendo un verdadero paraíso para el buceo o para simplemente disfrutar del sol en sus suaves arenas blancas.

La playa favorita del “Che”
Durante su vida en la isla Ernesto “Che” Guevara pasó una larga estancia en la playa Tarará, a 27 kilómetros del casco histórico de La Habana, para recuperarse de un cuadro asmático bastante severo.  

Esta playa pertenece a la franja costera compuesta por las Playas del Este del litoral norte de la Isla de Cuba, en La Habana. Es la segunda que aparece viajando desde la Capital antecedida por Bacuranao, a la cual se suceden otras como Mégano, Santa María del Mar, Guanabo y Veneciana, entre otras.

Hoy, Tarará se convirtió en un paraíso para los amantes del kitesurfing.