martes, 24, noviembre, 2020

Los paisajes soñados y la energía permanente de los brasileños se fusionan en las múltiples playas que desde siempre son las preferidas por los argentinos que buscan sol y mar.

 

Abandonar el frío del invierno en busca de un sol cálido para descansar a la orilla del mar es una de las fantasías más comunes entre los viajeros argentinos. Y Brasil siempre está en la lista de los destinos más buscados. ¿Porqué será? Tal vez por la proximidad, por la eterna rivalidad futbolística que nos acerca y nos aleja al mismo tiempo, por su ritmo despreocupado de vivir la vida, por su comida y sus bebidas. En realidad no importa demasiado. Brasil nunca decepciona. 

Porto de Galinhas

Es una de las joyas del nordeste, ubicada en Ipojuca, a 60 kilómetros del sur del centro de Recife, en el estado de Pernambuco, famoso por sus playas de arena blanca, piscinas naturales con peces coloridos, arrecifes y agua cálida durante todo el año.

Sin dudas, Porto de Galinhas asoma como uno de los polos turísticos más destacados del país. Más allá de haber conseguido varias veces el título de “mejor playa de Brasil”, se destaca por el volumen de turistas que recibe. Tiene una de las playas más atractivas del noreste brasileño, además de contar con las famosas piscinas que se encuentran a unos 200 metros de la orilla y a las que sellega en unas barcas llamadas “Jangadas”. Los más hábiles podrán llegar nadando, pero teniendo mucho cuidado con el ritmo de las mareas. 

Las bellezas naturales de Porto de Galinhas la ubican como uno de los destinos más populares y buscados de Brasil. El renombre y la popularidad que adquirió el pueblo en los últimos 20 años le otorga la posibilidad al viajero de disfrutar de una completa infraestructura turística para acceder a una región naturalmente paradisíaca pero con precios mucho más accesibles.

Porto Seguro
Las playas de Porto Seguro se caracterizan por tener un clima tropical, con arenas súper blancas y aguas transparentes. Las más conocidas son Praia de Taperapuã, que se destaca por su popularidad; Praia Mundaí, que sorprende con la tranquilidad que se respira por lo que es ideal para familias con chicos; Praia do Rio dos Mangues, la más elegida para jugar al beach soccer; Praia de Curuipe, ideal para practicar buceo; Praia de Itacimirim, la más adecuada para darse un buen baño y nadar en sus aguas tranquilas y reponer fuerzas en sus “chiringuitos”; Ponta Grande, a casi 10 kilómetros de la ciudad ofrece los mejores descansos debajo de las palmeras; y Praia do Mutá la más alejada y desde donde se puede experimentar el vuelo en ultraligeros.

Río de Janeiro
La ciudad más famosa del país vecino subicada sobre la bahía de Guanabara está más linda que nunca. Al estar abiertas al Océano Atlántico, cada una de sus playas tiene una característica particular. Copacabana posee los mejores bares, Leblon es para toda la familia, e Ipanema sorprende con sus arenas blancas, ideales para la práctica del beach soccer, un deporte muy popular en un país tan futbolero como Brasil.

Vale aclarar, también, que en Copacabana las olas son fuertes y son muy aclamadas por los surfistas, quienes se ven beneficiados para estar arriba de la tabla en plena noche y disfrutar de una de las únicas playas con iluminación de todo el país.

Familias, jóvenes y muchas parejas se inclinan por las playas del sur, que se colman de turistas y de los propios cariocas. Sin embargo, una de las zonas más atractivas es Prainhas do Pontal do Atalaia, ya que presenta un mar cristalino con arenas blancas. Un lugar ideal para hacer snorkel, kayak y buceo, que todavía mantiene la esencia de una típica ciudad del interior de Brasil.

Buzios
Las más de veinte playas que se encuentran en Buzios convierten al lugar un destino ideal para los amantes del sol y el mar. Cada una de ellas posee su propio aspecto característico, gracias a la forma peninsular del balneario. Además, ese encanto particular de la ciudad se ve denotado por la gran variedad de actividades y servicios que se pueden disfrutar en cada uno de los balnearios, desde hacer surf en las playas más bravas hasta nadar en aguas más calmas.

Geribá es la playa brava más conocida de Buzios, donde confluyen el deporte y el glamour, por la concurrencia no solo de los surfistas más expertos sino también de los famosos que vacacionan en el balneario. Además, es escenario de las más célebres fiestas nocturnas.

Fortaleza
Es la capital del estado de Ceará, uno de los más pequeños de Brasil. Es la cuarta ciudad con más extensión de todo el país, y en los últimos años registró un incremento en turismo debido a los servicios y la infraestructura que ofrece.

Algunos de los rasgos característicos que distinguen a las playas de Fortaleza son las aguas cálidas y la altura de las dunas. Los paisajes espectaculares de estas playas y la amplia de actividades atraen a miles de turistas cada día. El clima, por supuesto, acompaña: sol y calor durante todos los meses del año.

Las aguas más claras de Fortaleza se encuentran en Praia Do Futuro, la playa ideal para nadar. Además posee una gran cantidad de quioscos, locales gastronómicos y sus característicos bares. Además, aunque esté ubicada a 11 kilómetros del centro, lejos del ambiente ruidoso propio de la ciudad, es el punto que enciende la vida nocturna de esta región brasileña.

Por otro lado, Iracema, situada en el centro de la ciudad, aparece como una tradición en Fortaleza. La amplia oferta de bares, restaurantes y hoteles definen a esta localidad como una gran atracción para la vida nocturna urbana, sin dejar de lado el Centro Cultural Dragão do Mar, ubicado sobre la playa, considerado como uno de los paseos preferidos por locales y visitantes.

Otro de los balnearios que se destacan por la gran variedad de restaurantes, bares y hoteles es Praia Do Meireles, además de su llamativa Feria de Artesanías y el conocido Club Náutico. Esto la convierte en una de las playas más coloridas de región.durante todo el día. Algunas actividades obligadas de la zona son las caminatas y las compras.