sábado, 26, septiembre, 2020

¿Una luna de miel? ¿Dejar de lado las presiones del trabajo? ¿Vivir nuevas experiencias con los amigos? Para los amantes de los viajes cualquier excusa es buena para recorrer el mundo, y los días festivos se transforman en algo único, y sobre todo, si se trata de descubrir lugares en Chile para visitar en Semana Santa.

– SAN PEDRO DE ATACAMA Y ALREDEDORES
 
San Pedro de Atacama es uno de los destinos turísticos top del país, y visitarlo en Semana Santa es un verdadero acierto. Porque, aunque quisiéramos quedarnos la vida entera rodeados de los maravillosos colores del más árido del mundo, la realidad es que se puede visitar perfectamente en 4 o 5 días.

Pueblo cosmopolita que revela un ambiente mágico, lleno de lugares turísticos imperdibles: El Valle de la Luna y el de Marte, las lagunas altiplánicas, los geiseres del Tatio, los salares y mucho otros atractivos de esta zona, son perfectos para visitar durante el mes de abril, cuando el clima cálido se estabiliza y permite disfrutar tranquilamente de cada una de sus bellezas naturales. 
  
– CALDERA Y BAHÍA INGLESA
 
El mes de abril, cuando los Católicos celebran la resurrección de Cristo, es una fecha ideal para visitar balnearios como el de Bahía Inglesa, ya que la temporada baja regala a los visitantes playas casi desiertas, con aguas turquesas y arenas blancas que invitan a disfrutar de los tibios rayos de sol de comienzos de la primavera.

Es más, Bahia Inglesa se ha convertido en uno de los lugares recomendados en Chile para visitar en Semana Santa porque además se pueden realizar paseos en bote para visitar la Isla El Morro, actividades acuáticas como kayak, snorkeling, winsurf, flyboard, surf y buceo.

Por su parte, Caldera es un pueblito luminoso (porque el sol está siempre presente) que pareciera perdido en medio del Desierto de Atacama, pero que tiene mucho encanto con una exótica mezcla de mar y desierto, que regala una flora escasa pero única a nivel mundial.

– LA SERENA Y COQUIMBO

Cine, música y artesanía son parte de los panoramas ofrecidos en la ciudad de las iglesias en Semana Santa. La Serena La Serena, la segunda ciudad más antigua de Chile, posee una hermosa arquitectura y un sublime y extenso litoral, coronado por 29 iglesias católicas.
       
Su gran oferta cultural tiene como iconos tres lugares emblemáticos: El Centro Cultural Santa Inés, el Teatro Municipal y la Plaza Santo Domingo, los cuales abren sus puertas durante todo el fin de semana para recibir a familias y turistas interesados en conocer más de sus tradiciones de uno de los lugares más carismáticos en Chile para visitar en Semana Santa.

La ciudad de Coquimbo y su imponente Cruz del Tercer Milenio, también invitan a realizar una serie de actividades culturales y costumbristas durante los días festivos.

Inscríbete en el tour de los campanarios, recorre sus ferias locales, prueba la gastronomía a base de productos marinos que enamora a los turistas y descubre los misterios del universo en alguno de los observatorios astronómicos que rodean a Coquimbo, también conocida como la “región estrella” por sus cielos prístinos.

– VIÑA DEL MAR y VALPARAÍSO
 
Pasado el ajetreo del verano, Viña del Mar y Valparaíso se pueden apreciar mucho mejor en un fin de semana largo, donde hay suficiente movimiento como para disfrutar, pero tampoco tanto tumulto como para hacer fila en un restaurante.

Valparaíso parece un anfiteatro que mira la bahía y el horizonte.  La belleza del puerto, los colores de sus cerros, así como los barcos grandes y pequeños que recalan en sus costas, hacen que esta ciudad sea un imperdible de la zona central de Chile.

Es inevitable recorrer los miradores y cerros de Valparaíso. Subiendo y bajando las sinuosas escaleras que dejan ver los creativos y artísticos murales que invaden la ciudad, que se han convertido en un museo a cielo abierto, un excelente panorama para visitar en familia.

Durante el Viernes Santo, en Viña del Mar se realiza un singular ritual por toda su playa principal. Es el Vía Crucis masivo, que más que una celebración religiosa, es un bonito y recogedor espectáculo que congrega a los residentes y visitantes de Reñaca.

Única oportunidad en el año en que se apagan todas las luces de la ciudad, y la playa se llena de velas encendidas que pasan de un extremo a otro. Velatorias portadas por los fieles que siguen con orgullo y recogimiento la procesión.

– SANTA CRUZ Y COLCHAGUA
 
Las viñas del Valle de Colchagua son otro de los lugares en Chile para visitar en Semana Santa que no deben faltar en la lista de un buen viajero. Con panoramas de mar a cordilleras, la ruta del vino ofrece variadas excursiones, tours y degustaciones en este periodo del año.

La gastronomía, los bellos paisajes de la vendimia y sus deliciosos vinos, son los grandes protagonistas de este panorama. Ello, sumado a los hoteles boutiques de la zona y la variedad de actividades campestres, invitan a disfrutar del entorno y tranquilidad de este lugar.

Santa Cruz es otra excelente alternativa para adentrarse en el mundo del vino. Con una amplia oferta de servicios turísticos y actividades culturales como museos, exposiciones, tours astronómicos y charlas.

Porque además de ofrecer una gran variedad de degustaciones de vinos de diferentes cepas, recorridos por cavas y bodegas, cabalgatas por viñedos, y picnics campestres al aire libre, se pueden dar paseos en coches antiguos por la ciudad, mientras admiran la puesta de sol.

– PUERTO VARAS y FRUTILLAR

Las cumbres nevadas del volcán Osorno y el Calbuco vigilan la pintoresca ciudad de Puerto Varas y su espectacular lago Llanquihue. Lo mejor es caminarla, de punta a punta, recorriendo sus casas de inconfundible arquitectura alemana, sus modernos barrios residenciales con bellos jardines y visitar la impresionante y colorida iglesia del Sagrado Corazón de Jesús.

Visita Frutillar, conocida como “La ciudad de las rosas” por la gran cantidad de este tipo de flores que adornan sus calles, puedes llegar a ella bordeando el lago Llanquihue.

Pintoresco y encantador poblado de reminiscencias alemanas, ofrece paseos alrededor de sus bellas casas coloniales y tour por los encantadores locales expertos en preparaciones dulces, como kuchen y tortas de mil hojas.

También se puede sacar una entrada para disfrutar de algún concierto de música clásica en el Teatro del Lago de Frutillas, una construcción a orillas del lago que se ha convertido en el epicentro cultural de la región.

– CHILOÉ

Las brumas matinales de Chiloé dejan sentir la singularidad de la isla. La arquitectura típica de este destino es una de las mejores huellas de su particularidad: tejas, palafitos e iglesias de madera diseñan un paisaje único.

Chiloé propone, además, una riqueza espiritual llena de magia y mitología que podría fundirse con las tradiciones religiosas que se celebran en Semana Santa. El paisaje verde y húmedo invita a explorar la isla a pié, perdiéndose por sus calles y exótica vegetación.

Elegir entre bosque o playa, en la Isla Grande se puede encontrar de todo, por lo que es uno de los lugares en Chile para visitar en Semana Santa que no se pueden perder. Más aún si eres aficionado al deporte.

Trekking, kayak y observación de flora y fauna son algunas de las actividades que se pueden realizar en el Parque Nacional de Chiloé, con una increíble vista al Océano Pacífico.

Si se busca algo más romántico para disfrutar de los días festivos, caminar por los cerros de Chiloé hasta el mítico Puente de las Almas, donde el viento parece abrazar con fuerza, será inolvidable. Como broche de oro de la visita, están los placeres de una buena comida y disfrutar del tradicional curanto chilote, una mezcla perfecta de mariscos y verduras, ideal terminar Semana Santa.