jueves, 24, septiembre, 2020

Una obra del misterioso grafitero Banksy se encuentra en el restaurante Greene St Kitchen, de Las Vegas.

El complejo Palms Casino Resort usa al arte como ariete para presentar una sofisticada mezcla de lujo y vanguardia. Ya lo hizo con obras de Damien Hirst (una en el bar del hotel y otras en sus exclusivas suites) y ahora recurre al huidizo Banksy para decorar al Greene St Kitchen, uno de sus restaurantes.

Detrás de la mesa donde trabaja un DJ se encuentra la obra Smiley Coppers Panel I, un grafiti realizado en 2002 que muestra a dos policías fuertemente armados, pero donde sus rostros tiene forma de una carita sonriente, similar a los emojis que invadirían la cultura popular una década después.

El artista que reniega el arte
Esta es la primera obra de este artista urbano en Las Vegas, cuyos trabajos saltaron desde las paredes de las ciudades a las galerías de arte y las colecciones privadas.

Pero Banksy, fiel a su secretismo y consignas anti sistema, se burla del mercado como fue la puesta en escena en un reciente remate: cuando el martillo subastó una de sus obras por dos millones de euros un mecanismo instalado en el marco del cuadro la destruyó como si fuera una trituradora de papel.