domingo, 27, septiembre, 2020

En la Argentina durante los meses de enero y febrero se desarrollan carnavales en varias regiones. En el litoral, con Entre Ríos y Corrientes a la cabeza, las celebraciones tienen grandes influencias brasileñas, convirtiendo cada encuentro en un gran fiesta. 

La fiesta del carnaval tiene su origen durante la imposición de la cuaresma previa a Semana Santa, cuando la Iglesia Católica prohibía a sus fieles comer carne o beber alcohol. Así nacieron los días previos al adiós a la carne, aquellos en los que irremediablemente había que someterse al carne-levare (quitar la carne) y durante los cuales el pueblo se entregaba de lleno al placer. La fiesta evolucionó en Europa, y hacia fines del siglo XIX llegaría a Latinoamérica, donde fue tomando identidad propia en cada uno de los lugares donde se arraigó, con el aporte de las culturas originarias.  

En la Argentina, en el litoral, en los carnavales de Gualeguaychú y Corrientes, hoy dominan las comparsas de influencia brasileña, que a su vez heredaron las costumbres africanas y europeas. Carrozas, pasistas, vedettes y músicos forman parte de la gran fiesta entrerriana en Gualeguaychú. Por eso febrero, en la Argentina, es sinónimo de carnaval. Sin embargo las celebraciones ya comenzaron durante enero, tanto en Gualeguaychú como en el resto del litoral.

Con el transcurso del tiempo, el festejo adoptó diversas formas y maneras, colores y particularidades, acorde a cada lugar en el que transcurría, como sucedió a lo largo de Entre Ríos, donde sus diferentes ciudades lo reivindican llevando a cabo sus desfiles de comparsas y bailes. Para ello, cada agrupación, comparsa o murga se prepara durante todo el año, y esto se manifiesta en las calles de cada ciudad durante los primeros meses del año. En Argentina, el de Gualeguaychú es considerado uno de los festejos de Carnaval más importante del mundo (o el “Carnaval del País”), junto con el de Río de Janeiro y el de Venecia. Impacta a propios y extraños por el despliegue artístico, la creatividad y la alegría.

Corrientes
Es la provincia con más historia de carnaval. Para el correntino, no es solo un hecho artístico, es una forma de sentir. La ciudad de Corrientes tuvo dos etapas claramente diferenciadas en sus características y modos de expresión popular: el Carnaval de los Barrios y el Carnaval de las comparsas, cuyas primeras manifestaciones se produjeron en 1961. La música es pieza clave, cada agrupación tiene su himno y sus orquestas (escuelas de samba) logran tanta popularidad como sus bailarines. Actualmente, se concentra toda la atención en las principales comparsas provinciales, las eternas rivales Sapucay y Ará Berá, el Boca-River que viven los correntinos una vez al año.

Toda la provincia está vinculada al Carnaval y en todas las localidades se celebran desfiles de coloridas comparsas. Hay que recordad que la ciudad de Corrientes (capital provincial) fue declarada la Capital Nacional de Carnaval. Cada año miles de turistas llegan a la ciudad a disfrutar de la alegría de las comparsas. Este año se llevará a cabo del 6 de febrero al 4 de marzo de 2019, la ciudad de Corrientes se pintara de colores, y brindara el ciclo del 52° aniversario de los Carnavales de Corrientes. Los lugares destacados para vivir esta fiesta son el Corsódromo “Nolo Alías” y el anfiteatro Cocomarola.

Entre Ríos
Quizás sus carnavales no son tan estruendosos como los de sus vecinos de Corrientes. Sin embargo, lo que no se ve en la vestimenta (se asocian más a los carnavales de Brasil), se vivencia en la alegría y el turismo que convoca esta provincia para esta celebración. Por su cercanía con la ciudad de Buenos Aires, Entre Ríos se apropia del trono de “Carnaval del País” y su visibilidad es superior a cualquiera de sus competidoras. Las ciudades que más celebran el carnaval, aparte de Gualeguaychú, son La Paz, Concordia, Gualeguay, Concepción del Uruguay, Hasenkamp, Victoria y Santa Elena. Cada agrupación, comparsa o murga se prepara durante todo el año, y esto se manifiesta en las calles de cada ciudad durante los últimos días de diciembre (previo al inicio del carnaval) cuando las levitas, la percusión y los colores comienzan a aparecer en distintas circunstancias de la vida diaria.

Gualeguaychú
La fiesta carnavalera más larga de la Argentina dura dos meses y se festeja durante los sábados de enero y febrero, a los que se suman el domingo y lunes de carnaval para desfilar en el Corsódromo, donde entran 40.000 personas. Las comparsas participantes del Carnaval de Gualeguyachú son Kamarr (Centro Social y Cultural Sirio Libanés), Ará Yeví (Club Tiro Federal) y Marí Marí (Club Central Entrerriano).

Chaco
Influenciados, quizás, por sus vecinas (Corrientes y Entre Ríos), la provincia del Chaco se caracteriza por tener unos carnavales muy vistosos y populares. Dos ciudades se disputan el título de “Capital del Carnaval Chaqueño”: Villa Ángela (tercera ciudad en importancia, ubicada al sudoeste de la provincia) y General San Martín (antes llamada El Zapallar, a cuarenta kilómetros de la ciudad capital). En estas localidades, además de otras de menor población, se celebran durante el mes de febrero corsos todos los fines de semana, donde se destacan el trabajo y pomposidad de su vestuario como las escuelas de samba que musicalizan el paso de cada una de las comparsas.