jueves, 24, septiembre, 2020

Nadie dice que sea un destino fácil para conocer. 13 millones de personas viven, trabajan, estudian y se desplazan en el área metropolitana de la capital de Japón generando un intenso movimiento, día y noche en sus calles. Si a eso se le suman los habitantes de las áreas suburbanas, podemos decir que sus 37 millones de personas la convierten en la mayor aglomeración urbana del mundo.

Ese es uno de los primeros choques culturales que les produce la ciudad a los protagonistas de la película “Lost in Translation” (o Perdidos en Tokyo, como se tradujo en nuestro país).

Scarlett Johansson y Bill Murray se sienten como pez fuera del agua, aunque intentan, a su modo, de comprender la relación que existe entre el habitante de Tokyo con su entorno natural, la tecnología, la comida, el entretenimiento y hasta con las festividades tradicionales.

En el transcurso de la película el espectador puede descubrir algunos aspectos claves de la vida en Japón y sentir, que de alguna manera, estará más familiarizado el día que pueda llegar a conocerla. Excusas habrá y muy pronto. En septiembre del 2019 dará comienzo el Mundial de Rugby donde Los Pumas volverán a encender la ilusión de llegar a las instancias finales después de 12 años (recordemos el tercer puesto histórico de la Selección argentina en el Mundial del 2007 en Francia).

Y en el 2020 la ciudad será sede, por segunda vez en su historia, de unos Juegos Olímpicos de verano, convocando a miles de atletas y millones de turistas que llegarán a ser parte de uno de los más importantes eventos deportivos del mundo.

Antes de que eso suceda descubramos la ciudad de la mano de Bob y Charlotte, los protagonistas de la película.

Los barrios  característicos

La película nos muestra a Bill Murray interpretando a un decadente actor norteamericano que acepta realizar una publicidad para un whisky, básicamente por una cuestión monetaria. En una de las imágenes iniciales más destacadas es cuando va en taxi camino de su hotel y casi no puede creer a dónde está llegando, a su paso por el vibrante barrio de Akihabara. El barrio más famoso para hacer compras, reúne más de 250 tiendas de tecnología y novedades electrónicas, los que se ubican sobre y en los alrededores de la avenida Chuo-dori.

Para quienes lleguen desde nuestro país encontrarán que muchos locales tienen ventas libres de impuestos y cuentan con personal de habla inglesa.

Los que no se animen a enfrentar solos este nuevo universo pueden aprovechar las visitas organizadas y gratuitas en inglés en torno a las compras, la cultura pop y las nuevas tecnologías. Con una duración de 2 horas, las New Discovery of Akihabara Free Tour se organizan todos los sábados a las 13 horas.

Muchas de las escenas transcurren dentro del hotel donde ambos se alojan el Park Hyatt Tokyo, un emblemático sitio ya que fue el primer complejo occidental de lujo en abrir en Japón. El lugar se encuentra en los últimos 14 pisos de un edificio de oficinas en Shinjuku con 52 pisos. Dentro de las instalaciones del hotel se encuentra New York Grill & Bar, el restaurante donde Bob y Charlotte (Scarlett Johansson) se conocen.

Con 177 habitaciones y 23 suites, el hotel se distingue por su moderno diseño interior, su colección de arte privada y sus famosos restaurantes, spa y gimnasio. Todas las habitaciones están equipadas con obras de arte originales, maderas y telas exquisitas y libros para referencia y disfrute.

El barrio donde está ubicado es, junto a Shibuya, el más cosmopolita y vivo de Tokio, con sus luces de neón, gente fashion y ambiente las 24 horas. Sus calles llenas de locales de electrónicos son la imagen clásica que los turistas buscan en Japón, pero no así sus precios, para eso hay que ir a Akihabara.

La estación de tren de Shinjuku es la más transitada del país (y tal vez del mundo) con más de 3 millones y medio de usuarios por día. Desde allí parten trenes al Aeropuerto de Narita y conectan varias líneas de Metro.

En esta zona se encuentran los rascacielos más altos de la ciudad como el Metropolitan Government Building con 243 metros, que tiene dos plataformas de observación panorámicas, en el piso 45 de cada torre (a 202 m de altura), que son de acceso gratuito.

Los paseos de Scarlett

Charlotte viaja a Tokyo para estar junto a su marido fotógrafo, quien debido a lo absorbente de su trabajo la deja prácticamente sola, y es cuando ella comienza por investigar, primero el hotel y después algunos lugares de la ciudad que, como turistas, también podemos descubrir.

El primer encuentro con Bob es en el New York Bar del piso 52 del hotel donde se alojan, y que cada noche ofrece música de Jazz en vivo.

Una escena inolvidable es su paso por el bar de karaoke, una de las actividades preferidas como after office de los empleados que se pasan varias horas bebiendo y cantando después del trabajo. Bob y Charlotte van a un local de la cadena Karaoke Kan en Shibuya, pero hay muchos más repartidos por toda la ciudad. Algo que llama la atención es que ofrecen una selección de disfraces que pueden usar gratis los clientes y vestirse como el cantante o grupo musical preferido o recrear una de las escenas más icónicas de la película.

En sus paseos Scarlett Johansson llega hasta el Koganji Temple en el barrio de Sugamo donde presencia una ceremonia budista. Este templo del siglo XIX es particularmente conocido por la estatua de Togenuki Jizo, la encarnación budista japonesa de bodhisattva. Los japoneses le confieren poderes curativos y por conceder una muerte apacible. Todos los visitantes deben realizar un ritual que consiste en verter agua de la fuente sobre la estatua, específicamente en la parte del cuerpo donde uno siente un dolor o malestar.

Comiendo de a dos

En una escena Bob y Charlotte van a comer shabu-shabu, comida típica japonesa, en un local ubicado en el sótano del hotel Creston, en Shibuya. Este plato es una variante japonesa de hot pot (fondue chino) y, como el sukiyaki, utiliza carne y verduras cortadas finamente y se sirven con salsas para aderezar. Sin embargo, difieren radicalmente en sabor: el shabu-shabu es más sabroso y menos dulce que el sukiyaki. Se consideraba un plato invernal pero se consume todo el año. El plato se prepara sumergiendo un trozo muy fino de carne o de verdura en una olla de agua hirviendo o dashi (caldo) y agitándolo adelante y atrás varias veces.

Ficha técnica

Titulo: “Lost in Translation” (Pérdidos en Tokio)
Dirección: Sofía Coppola
Protagonistas: Bill Murray (Bob Harris)
Scarlett Johansson (Charlotte)
Anna Faris (Kelly)
Giovanni Ribisi (John)
Año de Estreno: 2003
Premios: Globo de Oro a “Mejor actor” y “Mejor actriz”; Oscar al “Mejor Guión Original”

Sinopsis
En definitiva no es más ni menos que una historia de amor. Dos desconocidos sostienen una relación que inicia como una amistad y conforme va a avanzando la cinta exploran la opción de vivir algo más.
Con un ritmo pausado queda de manifiesto que la soledad se convierte en el lazo que une a la singular pareja interpretada por Bill Murray y Scarlett Johannson.
Rodada por completo en escenarios naturales del Japón, el filme de Sofía Coppola es una carta de amor a la amistad y a la ciudad de Tokyo.