miércoles, 2, diciembre, 2020

La pequeña ciudad de Queenstown, en la Isla Sur de Nueva Zelanda, es el destino perfecto para los aficionados de adrenalina. Tanto que es conocida como la capital mundial de la aventura. Bungy jump, paracaídas, paseos en barco a chorro y rafting son sólo algunas de las atracciones disponibles.

Ahora, la empresa AJ Hackett acaba de anunciar una recién inaugurada catapulta, iniciativa inédita que arroja visitantes de todo el mundo a casi 150 metros de distancia a lo largo del Valle Nevis.

Vale recordar a los argentinos pueden llegar a Nueva Zelanda desde Buenos Aires, en vuelos directos de 13 horas de duración.

La catapulta utiliza un sistema de cabrestante de alta velocidad creado a medida y desarrollado durante años de investigación, y sigue reconocidos estándares internacionales de seguridad.

"La combinación de velocidad, altura y vuelo es algo que el mundo nunca ha visto", afirmó el director ejecutivo de Turismo de Nueva Zelanda, Stephen England-Hall. "La catapulta Nevis va a inspirar a los aventureros de todo el mundo a visitar Queenstown para probar aún más sus límites."