martes, 22, septiembre, 2020

Siempre que los feriados coincidían con un fin de semana los argentinos aprovechábamos para hacer una escapada. Desde que las autoridades de Turismo plantearon ordenarlos creando la figura del “feriado puente”, es decir añadir un día más al fin de semana cuando ese día no laborable cae en jueves o martes, generando cuatro días de descanso, los resultados demostraron ser muy positivos. Por lo menos eso demuestran las cifras que arrojan cada uno de los fines de semana largos (con o sin puente). Zanjada la polémica entre Industria, Comercio y Educación, su relevancia, quién pierde o quién gana, hoy Turismo encuentra en estos días una herramienta fundamental y clave a la hora de promover la actividad, crear condiciones favorables para el desarrollo de las regiones y generar divisas que mejoren los resultados económicos de los destinos turísticos y sus habitantes.  

Otro factor muchas veces mencionados por los principales actores, pero poco tratados a la hora de analizar el tema, pasa por la cada vez mayor preponderancia que cobran en destinos del interior del país. 

El que haya más días no laborables permite que más turistas puedan visitar destinos lejanos. Esto se aplica tanto a Catamarca como a Bariloche, donde los kilómetros a recorrer son un factor determinante al momento de elegir o no el lugar donde se hará la escapada. 

Por todo esto, hoy en día está fuera de discusión la verdadera importancia de los fines de semana largos. Pero como nada se entiende mejor que con ejemplos podemos tomar los datos surgidos de los últimos feriados en Argentina, donde queda en evidencia su preponderancia, con la cantidad de personas que viajan y el impacto económico que generan. 

De acuerdo al Ministerio de Turismo de la Nación, en los siete fines de semana largos del 2018, viajaron 9,5 millones de turistas, con un gasto total de 26.948 millones de pesos. “Nuestra actividad incentiva el desarrollo local, fomenta el arraigo de la población y fortalece las economías regionales generando puestos de trabajo genuinos y sustentables”, indicó el ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos.

El ejemplo reciente

Tomemos por caso el feriado más reciente, del viernes 17 al lunes 20 de agosto. Según un informe elaborado por el MinTur, cerca de un millón de personas se movilizaron por el país, lo que representa un aumento del 4,7 por ciento respecto del mismo fin de semana largo del año pasado. De hecho, el impacto económico fue de 2.954 millones de pesos. O siendo más minuciosos, el gasto promedio por estadía se estimó en 2.919 pesos.

La estadía promedio alcanzó las 2,8 noches, superando a las registradas en 2017 por un 4,8 por ciento.  
A mayor cantidad de huéspedes, más consumo, y más gente trabajando para poder brindar un mejor servicio. 

Al final del día, todo suma. 

Otro termómetro importante es Aerolíneas Argentinas. Cuando hay días feriados la venta de boletos se multiplica. Este último fin de semana largo transportó un 8 por ciento más de pasajeros que en 2017. Esto significó un total de 149.914 tickets vendidos para el fin de semana largo de agosto en relación a los 134.925 del mismo período de 2017.

No obstante, en la operación de cabotaje (interior del país) es donde se encuentra el mayor crecimiento, con un 11 por ciento más de pasajes, mientras que en la operación regional el crecimiento fue sólo del 1 por ciento.

 

Más pasajeros volando

La llegada de tarifas flexibles puso al avión alcance de más usuarios. Eso es visible al analizar las estadísticas elaboradas por la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA), que dice que durante el mes de julio viajaron 1.360.000 pasajeros en vuelos comerciales de cabotaje, lo que marca un récord histórico. Aeroparque, Córdoba, Mendoza, Bariloche, Iguazú, Salta, Neuquén, Tucumán, Bahía Blanca,

Rosario, Posadas, Formosa y Santiago del Estero registraron en julio el máximo valor histórico en términos de pasajeros de cabotaje arribados a la terminal. 

Los destinos que más crecieron fueron: Mar del Plata; Posadas; Puerto Madryn; Santiago del Estero y Jujuy.

La ecuación es simple: más pasajeros volando por el país significa más ingresos en los destinos turísticos y mejores oportunidades de empleo. 

Más aviones también generan turismo 

De acuerdo con los datos que dio a conocer el Ministerio de Turismo de la Nación, entre el 24 y el 27 de mayo, se desplazaron por la Argentina alrededor de 900 mil turistas generando un impacto de más de 2.200 millones de pesos en la economía nacional. Por su parte, desde el sector aerocomercial indicaron que los vuelos de cabotaje se mantuvieron casi con ocupación plena durante el fin de semana. Esto se pudo observar desde los aeropuertos de Ezeiza, El Palomar y el Aeroparque Jorge Newbery en conexiones con ciudades como Córdoba, Mendoza, Bariloche, Tucumán, Neuquén, Salta, Iguazú, Ushuaia y Jujuy.

En cuanto al transporte terrestre a nivel nacional, el desplazamiento se observó con intensidad las jornadas del jueves 24 y el domingo 27. Días atrás, los ministerios de Transporte y de Turismo junto con las entidades del sector, acordaron la implementación de una promoción de descuento en torno al 30% para los buses de larga distancia.