miércoles, 2, diciembre, 2020

Según el Instituto de Investigación Económica Aplicada de Brasil (IPEA), Natal es considerada la metrópoli más segura del país. Capital del estado Río Grande del Norte, es destacada por la belleza natural de sus playas y su infraestructura. Aproximadamente, convoca a dos millones de turistas al año, en parte, gracias a sus playas, muchas de ellas todavía están semi-salvajes, como la de Pipa y Maracajaú.
Natal es conocida como la “ciudad del sol”. Generalmente, suele gozar de un clima tropical húmedo, lo que permite disfrutar de agradables días al aire libre. Ideal para cualquier turista. No obstante, tiene elevadas temperaturas y lluvias frecuentes, sobre todo en las tardes. Pero suelen ser cortas aunque intensas. 


La condiciones climáticas y geográficas impactan directamente en la gastronomía local. Como destino de playa, su oferta no está exenta de pescados y mariscos. 
Un plato muy popular es la carne de buey secada al sol. Sin embargo, el “camarão na manteiga” es un reconocido manjar regional preparado con mantequilla, aceite de oliva, camarones, brandy, cebollas, perejil, sal y pimienta. 
Los platos típicos son servidos con diferentes fusiones como la sopa de cangrejos, la feijoada, o el cozido entre otros.

En Genipabú, a 25 km de Natal, el paisaje de dunas permite realizar paseos en.. ¡dromedarios! 

Por siempre Pipa
Como se mencionó, Natal ostenta un producto codiciados por muchos: Pipa. Se trata de un pequeño pueblo costero, con características tan propias que lo hacen encantador. Rodeado por una inmensa belleza natural, los turistas de todo el mundo viajan a experimentar la asombrosa mezcla de playas paradisíacas, vegetación tropical, coloridos acantilados, dunas de arena y lagunas, además de la famosa cocina y vida nocturna. Cuenta con una inmejorable accesibilidad, lo que posibilita que los turistas pueden llegar al aeropuerto internacional de Natal desde prácticamente todas las ciudades importantes de Brasil. Conducir desde Natal a Pipa es muy fácil, al contar con la moderna autopista BR-101, se hace posible el acceso en auto desde muchos rincones del noreste de Brasil.
Una vez en el pueblo, la oferta es variada y atractiva: desde playas paradisíacas semidesiertas a otras más animadas con música, comida y un gran ambiente. A esto hay que sumarle una extensa lista de actividades a realizar, como emocionantes viajes en barco, nadar con delfines, o realizar excursiones en buggy por las playas de la magnífica costa.

Además de visitar el Fuerte de los Reyes Magos, el Mercado de Artesanías suele ser foco de todos los turistas. 

El agua como atractivo
Maracajaú es un pueblito de pescadores de 1900 habitantes que aún conserva sus tradiciones, con aguas límpidas, tibias y gran cantidad de peces existentes, formando un verdadero acuario natural. 
Ubicada a 55 kilómetros de la ciudad de Natal tiene dunas, lagunas, buceo entre corales, parque acuático y una excelente opción para relajarse y disfrutar de la naturaleza. 
Posee una infraestructura turística con excelentes posadas, pequeños hoteles, restaurantes nacionales e internacionales y una pequeña tienda de artesanías. Sus aguas son excelentes para practicar kitesurf y windsurf.

Playas de Natal

Ponta Negra es la playa más visitada, contando con la mayoría de los hoteles de la ciudad y una gran cantidad de chiringuitos donde los visitantes pueden conseguir todo tipo de comidas y bebidas. Este balneario es bastante amplio, ya que ocupa varios kilómetros contando con vistas muy atractivas, entre ellas la que ofrece el Morro do Gareca, una lengua de duna que corta una montaña que posee bastante vegetación.
Aquí es donde se pueden encontrar los mejores restaurantes de Natal, enfocados netamente al turismo. Lo mismo ocurre con los bares y los locales nocturnos, que hoy en día se ubican en la zona llamada Alto de Ponta Negra.
Playa dos Artistas, una vez el elegido por los famosos de Brasil es hoy muy frecuentado por habitantes locales, teniendo como principal característica su extenso paseo marítimo por el que la gente suele salir a caminar.
Hoy la movida se ha trasladado a Ponta Negra.