domingo, 27, septiembre, 2020

Viajar con los chicos puede ser complicado. Si llora mucho, si no se queda quieto o si hay que cargarlo en los brazos. La suma de estos factores más el equipaje pueden hacer del vuelo un tema muy irritante. Para que esa experiencia sea mejor para las familias (y quienes comparten el avión) se creó BedBox, una valija con ruedas que permite extender el largo del asiento para que los chicos de 0 a 4 años puedan dormir durante el viaje sin ocupar más de un espacio.
Este accesorio patentado por un ingeniero aeronáutico, y ex piloto noruego, es perfecto para trayectos largos. Además de permitir que sus hijos puedan dormir como en una cama, también se puede utilizar para que cualquier menor se traslade dentro del aeropuerto cómodamente sentado encima de la valija. 
El producto que está a la venta a través de la empresa JetKids se adapta al espacio disponible entre los asientos estándar de los aviones comerciales en clase turista, tampoco habrá problemas si el pasajero de adelante quiere reclinar su asiento, ya que desde la empresa afirman que también está calculado ese espacio. Como equipaje tiene las dimensiones permitidas para una valija de mano (46 x 20 x 36cm), pesa 3 ks con el colchón y 20 litros de capacidad, así que también es ideal para guardar la ropa y los juguetes. Viene en dos terminaciones de color: blanca con azul y blanca con rojo. 
Obviamente que la seguridad del niño/a es lo primordial, es por eso que el “modo cama” no se podrá utilizar cuando haya turbulencias ni en el proceso de despegue o aterrizaje. Lo que sí permite es abrochar el cinturón mientras los chicos estén dormidos. 
El accesorio tardó seis años en salir a la venta desde que la idea se forjó. Contiene un colchón lavable y fácil de retirar, y se puede colocar debajo del asiento delantero si el niño no la usa. Se pliega de manera sencilla para trasladarla de manera simple cuando esté vacía.
Lo bueno es que también permite ser usada en trenes o ferries.